21 de febrero de 2017

Firefly

A mediados de este mes de febrero, la compañía Fox manifestaba su deseo de recuperar la serie Firefly con la condición de que su creador original, Joss Whedon, sea el encargado de darle forma al negocio de la nostalgia. En cierta forma me ha venido a huevo la coincidencia de este interés, justo cuando visionaba esta serie considerada de culto. Ya se verá si finalmente se lleva a cabo, teniendo en cuenta que Whedon anda bastante liado con los filmes de Los Vengadores, o el rumor se pierde o repite continuamente en el tiempo.  


Marido y mujer - 20th Century Fox Television
Firefly fue estrenada y cancelada en 2002. Tiempos donde se retiraba de la parrilla televisiva aquellas producciones que apenas llegaban a un mínimo nivel de audiencia. Opción lógica pese a los excitados comentarios posteriores, donde se acusaba a la Fox de no vender bien la serie, ni tampoco dar el tiempo necesario para que se estableciese. Lo que se haga hoy en día ya es otro cantar. La Fox hizo lo que se hacia en EEUU, España y en la cochinchina, retirar un producto que no cumplía con las expectativas por aquellas lejanas fechas. Y pocos podían sospechar que la mezcla de naves espaciales y del western más clásico pudiera funcionar de manera conjunta. Una vez cancelada surgió un buen número de admiradores que extendieron por Internet la mejor propaganda posible, llegando a transformar en un éxito notable la posterior venta de DVD´s de la única temporada. Tal fue el ruido cosechado, que para 2005 se estrenó en cines Serenity, el estreno del propio Whedon en la gran pantalla,  y en donde se intentaba dotar de un final digno, a las correrías del capitán Malcolm Reynolds y a su tripulación.

La serie consta de 14 capítulos, con un excepcional piloto de hora y media de duración. Una pequeña barbaridad de tiempos que contrasta con los clásicos cuarenta y pocos minutos habituales. La historia que cuenta Firefly se traslada a un lejano futuro, donde los seres humanos se han lanzado a la conquista del espacio, transformando planetas y satélites en lugares hábiles para la vida. El actor Nathan Fillion da vida al capitán Reynolds. Cara conocida por su protagonismo en la serie policíaca, Castle. Curiosamente ambos personajes comparten la misma socarronería en ambas series. Este personaje principal comanda una nave espacial de transporte, cuyo pasado está ligado a una especie de guerra civil donde nuestro protagonista formaba filas en el bando perdedor. 


Exceso de aforo - 20th Century Fox Television
La tripulación que completa el reparto está formada por un número bastante amplio. Zoey (Gina Torres) es la segunda al mando y antigua camarada de armas del capitán durante la guerra. Wash (Alan Tudyk) es un piloto excepcional y marido de Zoey. Kaylee (Jewel Staite) es una ingenua muchacha que sin embargo aporta un don especial para la mecánica. La necesaria sensualidad llega de la mano de Inara (Morena Baccarin) como acompañante de lujo, mientras que Jayne (Adam Baldwain) es un rudo mercenario que completa la cuota del tipo duro y malhablado. La tripulación malvive realizando todo tipo de trabajos espaciales a través del comercio de mercancías, legales e ilegales, así como del transporte de viajeros. De esta guisa se incorporan otros tres personajes más, el predicador (Ron Glass) y los hermanos Simon y River, (Sean Maher y Summer Glau). Perdón por la ristra de nombres y eso que aun quedaría por citar a una pequeña bandolera encarnada por la voluptuosa Christina Hendriks, aunque su presencia se remita a dos simple episodios, no está de más citar su repetitiva aparición. 

La base de la ficción plantea un símil, entre la expansión a lo largo del espacio con la idealizada conquista del oeste yanqui. Es decir, un western que se adapta a las maravillas con la ciencia ficción más arraigada en la mentalidad de los espectadores. Los planetas denominados como centrales, se asemejan al crisol urbanista de Blade Runner. Las naves y los uniformados personajes de la Alianza, (nombre jerárquico de quienes tienen el poder) se parecen al fascista imperio galáctico de Star Wars, mientras que en los apartados lugares donde se mueven los protagonistas, las aventuras tienden al  western más tradicional, con amplios escenarios abiertos y grandes terrenos similares al seco y árido horizonte del oeste americano. 


La nave Serenity - 20th Century Fox
Los episodios suelen abrir y cerrar sus propias historias, normalmente relacionados con temas relacionados al genero, como el típico asalto a un tren, acudir al auxilio de un grupo de prostitutas frente al terrateniente de turno o encarar el fanatismo religioso de algunos colonos. En ocasiones esos argumentos cerrados parecen haber sido cortadas abruptamente, asfixiados por el tempo cerrado que se otorga a la emisión de las series. Un leve problema hacia el final, donde se apura en exceso la resolución del conflicto del capítulo en cuestión.

A lo largo de algunos capítulos, se observan pequeñas pistas de las necesarias tramas secundarias que enriquecen a los personajes y ayudan a crecer en interés a la serie en general. Al ser solo una única temporada, las interesantes migas de pan se quedan en saco roto, al no darse la ocasión de expandir más los argumentos ocultos de los personajes. El problema se agudiza si encima contamos con nueve personajes principales, un contratiempo que deja en el aire a algunos personajes en algunos capítulos. También hay espacio para que la propia nave obtenga su cuota de protagonismo. La Serenity logra transformarse en un lugar más donde los personajes acaban encerrados frente a la soledad del espacio. Y adquirir fama semejante al Nostromo de Alien, para encarar algunos capítulos más que interesantes cuando la acción se centra únicamente dentro de la nave espacial. 

Todas esas comparaciones con algunas películas de renombre hay que tomarlas de manera ligera, pues aunque Friefly sea una entretenida serie, no alcanza el estatus de obra maestra. La postrera catalogación culta viene aupada por los ecos de Internet. Una plataforma extraordinaria que rescata y logra alzar cosas interesantes. Como Firefly en este caso.

Fox. 2002

------------------------------------------------------------
Serenity

No hay comentarios:

Publicar un comentario