30 de junio de 2015

Fear and Desire (Miedo y deseo)

La ópera prima de Stanley Kubrick entraña un pequeño problema. Durante años El beso del asesino ocupaba el simbólico inicio en la filmografía de uno de los directores de cine más
importantes. Sin embargo, Kubrick ya se colocó detrás de la cámara con anterioridad, en un filme vapuleado por parte de la crítica y del público de la época en sus primeros pases. Tantas ostias debió recibir, que el joven director ya debía hacer uso de sus manías excesivas que le llevo a destruir todas y cada una de las copias que existiesen de Fear and Desire. Con lo que no contaba el bueno de Stanley, era con el alarde de seriedad empresarial de una compañía llamada Kodak, y su certera labor de salvaguardar una copia de todas las películas que utilizasen sus servicios. De este singular modo se conservó una única copia de la quema y que vio la luz en 2013. Catorce años después de la muerte de Stanley Kubrick, quien seguramente hubiera denunciado el aire comercial de resurgir su anterior trabajo. 

Es un pájaro, un avión...no, es Kubrick - Films sans Frontières
A la hora de incluir, en mi listado particular, los estrenos cinematográficos de los directores, surgía la duda de respetar la decisión de Kubrick y decantarme por El beso del asesino. O por el contrario dejarme arrastrar por el morbo de contemplar la película rescatada cuyo lugar ocuparía correctamente el primer puesto. 

Fear and Desire se desarrolla dentro de una guerra, una cualquiera de las muchas que hay a lo largo del globo y en donde cuatro soldados han sido derribados de su avión y se encuentran tras las líneas enemigas. El cuarteto inicia su particular aventura con el deseo de pasar inadvertidos dentro de un profundo bosque, con la idea clara de regresar junto a su ejército.


Films sans Frontières
Pero en su camino se encuentran con los necesarios obstáculos que toda película requiere para rellenar el entretenimiento. Como un grupo de soldados enemigos, una bella campesina o un importante puesto de mando enemigo, con paquete incluido en forma de general. La visión del gerifalte de turno traslada a la mente de los protagonistas la disyuntiva de continuar con su regreso o intentar llevarse por delante al mandamás. En todo este supuesto teje maneje, se expone el escaso nivel del trabajo de actores. Empezando por el flojo teniente (Kenneth Harp), al que solo le falta descojonarse en alguna escena para terminar de enterrar la tensión de su mando en una situación crítica por sobrevivir. La posterior ida de olla del joven Paul Mazursky termina por descabezar al pollo, y mi interés de continuar analizando cualquier otro aspecto de la película.

A los pocos minutos cualquier espectador ya puede presuponer el porqué de la quema, cuyo único interés reside en vislumbrar los supuestos cimientos de un director imprescindible por su filmografía posterior. Por un lado podría destacarse el buen uso de la fotografía o alguna secuencia interesante, como la voz interior del soldado que navega en solitario en la balsa o una secuencia de montaje, cuando los protagonistas sorprenden a un grupo de soldados enemigos que se encontraban comiendo y Kubrick fragmenta la violencia derramando la comida frente al rostro de los ejecutores. Rasgos supuestamente interesantes, aunque tampoco sean una cosa de otro mundo y que no logran sostener una aburrida película en donde el director llega a repetir planos en su pretenciosa idea anti bélica. Aupado además, con el pretencioso soniquete del narrador en off. Fear and Desire contiene solo un valor simbólico hacia la figura de su autor, simplemente cobra importancia por estar dirigida por ser uno de los grandes del cine. Los vericuetos de su destrucción y posterior resurrección terminan siendo más interesantes que la propia exposición de esta película. 

Fear and Desire de Stanley Kubrick
1953

-----------------------------------------------
Listado de Óperas primas

No hay comentarios:

Publicar un comentario