22 de diciembre de 2009

Avatar 3D: Un nuevo paso en el cine.

El pasado sábado 19 de diciembre de 2009, acudí al cine para poder disfrutar del estreno de una de las películas más esperadas en los últimos tiempos. Avatar de James Cameron, film que obviamente apenas necesita presentación. Y por supuesto en 3D, ya que ahí es donde residía la gracia de esta cinta que sacaba del ostracismo al canadiense auto proclamado como el rey del mundoCon un par de días de reposo me he percatado de que mis primeras sensaciones han sido las correctas. Avatar no es más que un fascinante espectáculo visual, incrementado con las pesadas gafitas tridimensionales a lo largo de las dos horas largas del metraje, pero escaso en algo tan maravilloso que yo suelo denominar como CINE.

Twentieth Century Fox 
En primer lugar tengo que destacar que el jodido tráiler desvelaba prácticamente toda la historia. Qué son los avatares, porque los humanos estaban en Pandora, el enfrentamiento bélico, el momento Pocahontas y la posterior elección del protagonista liderando a los Navi, o como se escriban. Nada nuevo ni sorprendente en la base que sustenta cualquier película, el guión. Me esperaba más, o tal vez mis expectativas eran demasiado altas. A favor de Avatar reconozco que no me aburrí en ningún momento, seguramente ayudado por los fuegos de artificios en los que se apoyaba y en el uso del 3D.

Avatar ya ha marcado un hito histórico y será reconocido como tal por el uso de las tres dimensiones, otras películas como Up ya lo habían usado antes, pero con la diferencia de que el 3D se colocaba en la postpodrucción en lugar de grabarlo directamente en este formato. Otras películas ya pasaron a la historia del cine por el avance tecnológico y aunque suene a guasa El cantor de Jazz lo hizo por incorporar el sonido, lo mismo con el color(no recuerdo la película), el cinemascope para competir con la televisión, a través de La túnica sagrada, e incluyendo a la animación, con Blancanieves y Toy Story solo con el ordenador.

Avatar estará ahí, dentro de ese simple listado de avances cinematográficos. Cameron ha hecho grandes cosas en el cine, nadie podrá discutirle su influencia, su genialidad y su buen hacer, pero en el cine también pasan a la historia otros autores sin tanta bobería digital. Hitchcock, Kubrick, Ford, Wilder, Scorsese, Iñarritu... y tantos otros.

Trailer Avatar

Pd: Al recordar la incorporación del sonido al cine me ha venido a la cabeza recuperar Cantando bajo la lluvia, una película maravillosa aun tratándose de un musical. Para quien no la haya visto.

15 de noviembre de 2009

Una paranoia de domingo

Mientras leía el diario gratuito 20 minutos el pasado jueves 12 de noviembre de 2009, ví que habia un sorteo de una bicicleta Orbea con muy buena pinta, y tras cavilar en mi mente, me decidí un buen domingo por la tarde dar respuesta a la pregunta del concurso relacionado con la película catastrofista de 2012. He aquí mi respuesta personal a la pregunta.

¿A dónde irías antes de que llegue el fin del mundo?

Interesante pregunta ante el estreno de la película de Roland Emmerich... a donde ir en este mundo repleto de lugares increibles y por mucho tiempo y dinero que tengamos no podríamos conocer seguramente en su totalidad. Me paro un par de minutos y pienso a donde ir, a mi cabeza me vienen lugares tan conocidos como Nueva York, Egipto, Tokio, la Antartida... Cuando se lo comento a mi compañera de trabajo me contesta que ella se iría a Tenerife, ella es oriunda de allí y la familia y la tierra tira. Me vuelvo a plantear la pregunta mientras releo la promoción y la bicicleta. Me lo planteo de otro modo, a donde iría con esa bicicleta. Vuelvo a elevar la vista hacia el techo y se me ocurre recorrer el Atlas, Siberia, Alaska... no sé, no me decido como plantear la respuesta. Tal vez debería dejarme de lugares exóticos y simplemente disfrutar del Camino del Ingeniero, un increible sendero de 12 Kms entre los municipio de El Espinar y San Rafael, lo mejor que se puede hace con una bicicleta en la Sierra del Guadarrama.

Pero se trata del fin del mundo, y no es plan de irme solo con la bici, necesito algo más emocional y un lugar especial. Creo que nunca llegaré a practicar el turismo espacial, sería curioso salir de la esfera terrestre y perder la vista en el oscuro espacio, iluminado por miles de puntos blancos vete tú a saber donde... sigo sin decidirme, acudo a Dios (Google), el que sabe todas las repuestas para preguntarle por "el mejor lugar del mundo", con 23.200.000 resultados me sale una web http://www.elmejorlugardelmundo.com/ y que curioso que el mejor lugar del mundo es un LIBRO, una novela se encierra en esa web donde incluye un buen marketing, a mi entender, con banda sonora y trailer. Esta circunstancia me da una pequeña idea relacionada con mi propia existencia, pero antes vuelvo a Google para preguntar "donde esta el fin del mundo", 8.160.000 resultados. La primera opción me sale este enlace http://webalia.com/adivinanzas/donde-en-el-fin-del-mundo/gmx-niv87-con8229.htm donde se plantea una especie de adivinanza a través de una fotografía, nada interesante la verdad, una carretera y nieve, Ushuaia, Tierra de Fuego, conocido por todos. El segundo enlace http://biboz.net/comunidad/donde-esta-fin-de-mundo-26319/ que me propone Google es un foro donde se plantea esta pregunta sin ninguna respuesta. Comor???

Que decepción Google. Será mejor centrarme en los clásicos, como Finisterre, el clásico fin del mundo de la tierra conocida, antaña tierra donde Decimo Junio Bruto contempló con horror, como el astro Sol se hundía en el oceano para desaparecer. Gracias a la Wikipedia descubró que existen tres Finisterres (España, Gran Bretaña y Francia) en Europa mientras que fuera de este continente también se denominaba al fin del mundo a Madagascar, su nombre viene del lenguaje de la isla Malgache: Madagasikara, se deriva del proto-Malgache "Fin de la Tierra". Y como no, la Tierra de Fuego entre Argentina y Chile, en el articulo de la wikipedia hace mención a la influencia que hizó esta zona sobre autores como Julio Verne. Blanco y en botella, como un buen Jedi, el círculo se ha cerrado.

Soy un intermitente lector al que no le gustan demasiado los libros de éxito, nada de Dan Brown ni Milleniums ni leches, literatura sin más y nada mejor que recuperar a los clásicos. Actualmente me estoy leyendo "Los hijos del capitan Grant" de Julio Verne y mira tú por donde que en la novela los protagonistas pasan por un lugar
desconocido para mí, la isla de Tristan Da Cunha. El lugar habitado más remoto del planeta en medio del Atlántico Sur, sus vecinos más cercanos están a 2334 km, la isla de Santa Elena al Norte y a 2778 km de Ciudad del Cabo al Este. Este sí que es el culo del mundo, con perdón. Ya tengo respuesta a la pregunta, Tristan Da Cunha es la escogida, ahora solo tengo que investigar como es ese sitio y como llegar.

La isla esta habitada por menos de 300 personas, una gran familia imagino, con un volcán de más de 2 mil metros de altura y enormes acantilados. La capital es Edimburgo de los Siete Mares y carece de aeropuerto, así que será dificil llegar. Busco información en su web original http://www.tristandc.com/visitsships.php, parece complicado y caro alcanzar el fin del mundo, a lo mejor se acababa antes de yo llegará pero veo que puedo embarcar en Tenerife en un barco de la Royal Mail Ship St Helena que me podría servir. Incluso desde Ciudad del Cabo parten también barcos hasta la isla.

Una vez en la isla, supongo que me uniría a la media de sus habitantes de consumir un litro de whisky a la semana, ascendería al volcán, observaría a los pinguinos con penachos que hay en la isla, cosas personales con mi pareja, bañarme en el mar... y en el momento del fin del mundo intentaría guardar en una capsula del tiempo una serie de fotografías y cualquier cosa que se me ocurriese con la esperanza de que la capsula perdurase, para que algun día, en el futuro, los supervivientes de la catastrofe, una nueva evolución o seres venidos de donde sea, pudieran ver como era este bello lugar que sus antiguos habitantes llamaban con cariño, Tierra.

pd. Como me ha tomado un tiempecito aprovecho para publicarlo en mi blog, http://eldiaquemehicemayor.blogspot.com/ así lo relleno ya que no suelo escribir mucho. Gracias por su atención y perdón por el tocho, me he entretenido un rato.

13 de noviembre de 2009

Quinta de la Fuente del Berro



Una de las promesas que me hice para este año era plantar un arbol. De hecho ya tenía previsto para este fin usar esquejes para acelerar el proceso lento de los arboles. Ahora que el año esta cerca de terminarse no puedo ocultar mi fracaso personal. Los escasos esquejes que he ido realizando a lo largo del año se han covertido en unas simples ramas secas e inertes. No he sido capaz de obtener ningún resultado positivo. Aun así, terco de mí, continuo intentandolo en este seco otoño apurando los ultimos estertores del curioso año 2009.

Para hacer los esquejes correctamente me guié por Dios, usease, Google. El sabelotodo buscador me remitió al foro de Infojardín, donde hallé la información del esquejado. Además aproveché para encontrar información de mi arbol predilecto, el tejo. En este punto, uno de los comentarios citaba un magnífico ejemplar en el parque de la Fuente del Berro, al lado de mi trabajo. Que casualidad, lo mismo que los fortines el destino se encargaba de dirigir mis pasos.




Un paseo por el parque de la Quinta de la Fuente del Berro.


Aprovechando una de esas tardes en las que el trabajo me suele dar un respiro, por la ausencia de trabajo, me armé de mi queridísima cámara de fotos a la caza y captura del tejo. Al parque llegué por una entrada lateral y mi entusiasmo aumento al descubrir que en realidad se trata de un parque con varias especies de arboles distintos, provisto de una pequeña libreta anoté los ejemplares y el recorrido en un burdo mapa que mi velazquiana mano dibujó.

El parque tiene una larga historia, el origen data del siglo XVII, en una finca situada junto al arroyo Abroñigal. La finca fue pasando de manos a lo largo del tiempo como espacio de divertimento y jardin botánico. Finalmente el ayuntamiento se hizó cargo de la finca en 1948.


Un poco de historia




En mi paseo personal me centro en los gigantes arbolados que pueblan este magnífico rincón de Madrid. Cedros, Secuoyas, Cipreses, Plátanos... y obvio los entresijos arquitectónicos como un palacete o los varios estanques que le dan vida al parque a través del agua. Intentó ir por orden con un buen ejemplar de Olmo, luego un par de Magnolios, Boj,... un par de vigilantes del parque que me controlan desde la distancia y un amable padre que daba un paseo con su hijo y que al verme fotografiando me pregunta por la importancia del parque. Dejando a un lado mi habitual rubor le respondo indicando los mejores ejemplares que habia a la vista en ese momento. Un haya y un cedro libanes imponente. También la secuoya visible aun estando algo lejos, creo que me tomó por un estudiante de biologia en lugar de un curioso que es lo que soy realmente.


Lo mejor del paseo y del parque bajo mi punto de vista fue un considerable laurel, retorcido y majestuoso, nada que ver con un arbusto, el hermoso Ginkgo de origen oriental, venerado en Japón y con un verdor fosforescente que cegaba en pleno otoño. Por ultimo, el tejo, no se equivocaba ese desconocido de infojardin, el ejemplar responde con creces a los mimos que seguramente reciba de los jardineros mostrando un porte espectacular, con un ramaje tan extenso que nada deja crecer bajo su sombra.

El tiempo pasa y mi excursión toca a su fin, el cambio de hora se hace notar en demasía y cada vez me cuesta más hacer fotografías, mi simple cámara digital no se lleva bien con la escasa luz diurna que queda. Mis ultimos retratos quedan algo desenfocados. Lastima por el eucalipto rojo y el ciprés portugues, dos buenos ejemplares que volveré a visitar en breve. Todavia tengo tiempo que perder en este parque, simplemente bonito.


Album Quinta de la Fuente del Berro

2 de octubre de 2009

Fortines, parapetos y trincheras: La Jarosa



Es curioso ver los vaivenes que da la vida, en un reducido espacio de tiempo unas simples fortificaciones dispersas por la sierra de Guadarrama me han ido acechando de diversas maneras. En primer lugar porque siempre han estado ahí, tan cerca de mi vida que incluso un antiguo bunker fue derribado al lado de mi casa para que un vecino se construyera un pequeño palacio en pleno centro de Guadarrama. En un futuro intentaré encontrar alguna fotografía de ese fortín que fue presa de la piqueta y que estaba situado muy cerca del centro cultural La Torre.
Ya en la actualidad, un buen amigo, Ina, me indicó que había estado haciendo fotografías a diversos restos en La Molinera (camino que une el pueblo de Los Molinos con el Alto del León), y acordamos ir hasta el collado de La Sevillana a fotografiar unos esplendidos fortines.

Pocos días más tarde, otro amigo Carlos Matés y yo fuimos juntos a la marcha de MTB en Colmenar del Arroyo organizado por el club el Lanchar. Después de apreciar el magnífico bunker que hay en esta localidad y los que están en la entrada de Navalagamella mi interés se fue incrementando. El pasado lunes 21 de septiembre de 2009, fui a una librería para recoger un encargo, y ahí, en un estante esperándome estaba “Senderos de guerra”, de Jacinto M. Arévalo, editorial La librería.

En este completo libro vienen veinte rutas históricas por la sierra de Guadarrama con sus correspondientes fortines y parapetos. El colmo del destino se completó el miércoles 23, cuando en mi trabajo me cambiaron el horario y me dieron la mañana libre.

Interesante cuestión, ¿Qué hacer?


Explorando La Jarosa.


Nada mejor que empezar por el jardín de mi casa, el pinar de La Jarosa se encuentra enclavado entre la autopista de la A6 y el Valle de los Caídos, un pequeño pinar que me sigue guardando secretos. Comienzo subiendo hacia el embalse por el tradicional camino asfaltado, en un santiamén enlazo con la subida de Pío1 y llego al primer punto del día, la zona más adelantada del frente nacional, una posición denominada como Arjimiro. Justo antes de un cruce de caminos con dos depósitos de agua. En un primer momento me desilusiono un poco, no veo nada reseñable salvo unos simples parapetos y un corrimiento de tierras (trincheras) bastante oculta por la vegetación.


Vuelvo a la bicicleta y continuo la ascensión dando la espalda al cerro de la Viña, donde supuestamente hay más restos pero que obvio al indicarme el libro que podría intentar localizar algún resto, prefiero adelantar y aprovechar la mañana. Para hacer el recorrido más entretenido tomo una veredita que me lleva hasta el principio de la pista2 que me lleva al puerto de Guadarrama. Tras solventar un pinchazo asciendo unos 400 metros para desviarme en una revuelta a izquierda que me lleva hasta la segunda parada, un magnífico puesto de mando, bien conservado. A este punto se llega al seguir una trinchera en línea recta, además quedan restos de algún muro y un barracón. Este sitio no está nada apartado y me sorprendo de no haber conocido el emplazamiento de este bunker con anterioridad.


Hechas una serie de fotos y tras apreciar el vuelo de un búho, al que seguramente debí molestar con mi presencia, sigo ascendiendo hasta la Solana de la Teja, buscando resquicios entre el cortafuegos y algunos muros que me hacían dudar sobre su uso o procedencia. Nada, busco pero no hallo, no importa decido bajar por la misma pista hasta que observo restos de construcciones a mi derecha. Descabalgo de mi montura y me interno en el cuarto punto de la ruta, poco a poco dentro del bosque.


En un primer lugar veo un montón de restos de construcciones, dudo de si serian antiguas viviendas para el ganado o barracones de soldados, según voy descendiendo el número de edificaciones se amplia y un largo socavón(trinchera) enrevesado me lleva hasta los restos de un puesto defensivo con el techo semihundido y con la tronera dispuesta para vigilar el collado. Sin duda este punto estuvo bien ocupado y custodiado. Lo malo es que los pies empiezan a protestar, llevo puesto las zapatillas de la bicicleta y las calas no ayudan a botar entre rocas ni abrirme paso por zonas escarpadas.


Más fotos y me dejo caer hasta la pista forestal asfaltada para pasar ahora a buscar las posiciones republicanas. Después de un leve rodeo cruzo el arroyo3 que servía como marca fronteriza entre los frentes para subir por una pista mil veces transitada.

Cuantas veces habré bajado por el cortafuegos que desciende de La Salamanca y más aun por el sendero que surge entre jaras tras una pequeña pradera y que nos lleva directo a los Subibajas, estoy aburrido de pasar por este sitio pero hasta ahora no lo había visto de esta manera, comienza la búsqueda, parapetos y trincheras bastante derruidos por la zona del cortafuegos, subiendo un pequeña loma y rebuscando pero hay un fortín que se me oculta, doy un par de rodeos, miro y remiro pero no lo encuentro, queda apuntado para otro día mientras descanso un poco con una vista preciosa del embalse de La Jarosa. La Peñota y Siete Picos irrumpen desde otro punto de vista. Hace un día estupendo y la jornada lo merece.

Bajo por el sendero4, no tan rápido como otras veces, ya está claro que voy más pendiente del horizonte que de las ruedas. Cruzo la pista ancha de los Subibajas y a la izquierda persigo una trinchera hasta que el arbolado me exige volver al modo senderista, hay un montón de bloques de piedras. En este último punto busco unos parapetos en forma de media luna y restos de barracones, doy vueltas, bajo, subo, a un lado y a otro hasta que me doy cuenta que lo tengo delante de las narices.

Las piedras, los árboles y la vegetación le confieren un esplendido camuflaje. Los muros están muy bien conservados aunque con abundante vegetación en su interior. Los huecos marcados y con ladrillo en su base, la naturaleza ayuda al darle un toque romántico a estas viejas construcciones.

Mi ruta se acaba, pero antes debo volver a encontrar la bicicleta, eso de dejarla por ahí tirada… la verdad es que me desoriente un poco después de tanto merodear, simplemente no recordaba donde la había dejado pero muy lejos no andaba. Finalmente remonte los Subibajas, llego a la encrucijada de caminos con depósitos de agua para dejarme caer por la vereda paralela a Pío, luego hasta casa con apenas 16 kms y un buen dolor de pies, las calas no están hechas para caminar, pero encantado de conocer aun más este paraje que tan cerca tengo de casa.

Se oyen chocar las balas contra la tierra
pero yo río
y saco de mi armónica cantos de guerra
llenos de brío
Piedra… Cemento… Troncos…
¡Dadme tormentas de fuego y de metralla!
¡Suenen los roncos
Estampidos, que suenan en la batalla!
Nada hay que mida
La cantidad inmensa de mi contento,
Porque alguien puso, entre ellos y mi vida.
Troncos… piedra… cemento…

Gonzalo Blanco, Batallón alpino. Poema destacado en el libro. A mí también me parece perfecto.

--------------------------------------------------------

1La subida de Pío es el nombre popular que recibe el tramo asfaltado que sale justo al final del muro del embalse. Hay una señal de tráfico en su inicio y una cancela unos metros más adelante que impide el paso de vehículos justo en la entrada de una finca ganadera.
2 Hay un cartel de la Comunidad donde las letras han desparecido.
3 Arroyo de La Jarosa, según el libro era la frontera natural de los frentes.
4 Este sendero esta en dirección sur partiendo desde el cortafuegos. Hay un pino seco (gris) en su inicio.

Álbum Fortines de la Jarosa

15 de septiembre de 2009

Esperando la calma

Dice el refrán que "después de la tempestad viene la calma". Me viene muy bien para relacionarlo con este mes de septiembre donde las horas de sol empiezan a verse reducidas de manera alarmante. Tomando el refrán al pie de la letra me imagino una brusca tormenta con nubarrones y lluvias abundantes que dejaran paso a un sol radiante y aun tiempo agradable. Pero este mes va y viene por todos lados, hay nubarrones y soles tantos como días, y yo en medio intentando ubicarme ante tanta incertidumbre, tanta decisión y tantas cosas. Parece que he vuelto de vacaciones y la realidad me ha dado un porrazo, nada tan sencillo.

Para empezar la vida tiene curiosas mezclas del destino. En poco tiempo se amontonan diferentes sensaciones, decisiones y experiencias como si el tiempo me apremiará a disfrutar y sufrir los últimos estertores de este verano de 2009. Antiguamente el final del verano lo marcaba la triada mágica de las fiestas de Los Molinos, Moralzarzal y Guadarrama. El día 5 de octubre era la fecha ficticia del fin de la diversión y el principio de la rutina invernal. Ahora no, ahora, este ahora que ya es pasado me obliga a decidir al instante, a sufrir y convivir con decisiones externas donde algo no funciona, mi infantil ignorancia se enfrenta a una madurez brusca e insolidaria.

Apenas podría enumerar lo acontecido durante este noveno mes, solo sé que estamos en su ecuador y empiezo a ver (o eso creo) un horizonte más claro, sin tanta mezcla de alegrías y decepciones. En un breve resumen enumeró que he rechazado un trabajo con más pros que contras, a los tres días me doy cuenta PORQUE tenía que haber cambiado de curro, una caja de ahorros me alerta de mi próxima parada, hipoteca, sufro un ataque de rebeldía transitoria que me lleva a disfrutar de los rigores de la noche, retomo los pedales (MTB), movidas en el trabajo que es mejor olvidar y que me lleva a acatar las decisiones tomadas, plantarse y tirar para adelante, hacer frente hacia el camino tomado y cerrar el paraguas cuando la tormenta me dé un respiro.

Más bien espero ir sin paraguas, con chubasquero y el agua golpeándome la cara...

que fácil es decirlo... a ver si lo pongo en practica.

24 de agosto de 2009

El día que me dí cuenta que ya era mayor...

Nunca había pensado en la posibilidad de escribir nada por Internet, y mucho menos esperar que alguien tenga la molestia de pararse cinco miserables minutos para leer una "entrada" de un "blog" de un desconocido. Aunque lo más probable es que sea un amigo o un conocido el que inauguré este absurdo momento. No sé hacia donde me llevará este blog, ni a que lo dedicaré o si lo abandonaré a lo más profundo del mundo binario. La respuesta se verá más adelante, de momento solo tengo una cosa que decir.

Gracias a un niño (o niña, ni ahora soy capaz de recordarlo) me dí cuenta que ya era mayor de edad. Fue hace ya algún tiempo, no recuerdo la fecha y eso es algo triste, porque debí comprender el simple significado que tuvo. Siempre he presumido de tener cierto aire infantil, de seguir viendo dibujos animados en televisión y no solo Los Simpson, también diversas series infantiles. Durante mucho tiempo estuve trabajando como camarero en diferentes locales y en el ultimo de ellos Casa Pozas Tartajo (cuñita publicitaria), aquel niño/a tuvo la osadia de pedirme un helado de algo llamado "High School Musical".

Recuerdo que solo trabajaba los fines de semana y en otras ocasiones iba a trabajar algunas fechas señaladas como festivos. Esta aclaración es para exculpar el hecho de no conocer los productos que debería vender. "Un helado de High School Musical", seguramente repetiría semejante mocoso viendo la incredulidad que mostraría mi cara ante el galimatias que me proponía ese pequeño. Su madre acudió al rescate de mi ignorancia indicándome amablemente la solución de tan enigmático acertijo. Disney tenía que ser y yo sin saberlo. http://es.wikipedia.org/wiki/High_School_Musical.

Con el paso del tiempo entendí la importancia de un acto tan minúsculo, mi ignorancia podía estar salvaguardada si al menos me sonase ese producto yanki con tres o cuatro peliculitas, pero no, no lo supe, ni me sonaba, nada, blanco impoluto. Bienvenido al mundo adulto me dije, ya no eres un crío ni aunque siga viendo Shin Chan los domingos por la mañana.

Que cosas tiene la vida, un simple niño/a tuvo que ponerme al día, normalmente uno anda perdido por este mundo pero sabemos que los lunes toca madrugar, que los viernes salimos disparados del trabajo, que hay fútbol el domingo, sábado sabadete... pero las cosas importantes nos sorprenden de forma brusca o en forma de helado. El niño/a no supo lo cerca que estuvo de quedarse sin postre, se salvo gracias a su madre y a que la cocinera tuvo el detalle de explicarme que ella si conocía a los niños cantantes por ser madre. A esta fase aun no he llegado, por ahora...


pd: Por cierto bienvenidos al blog espero que les guste.