4 de noviembre de 2012

De qué hablo cuando hablo de correr

Normalmente intento evitar incluir libros en el blog que no sean novelas, ya que prefiero desgranar ficciones que explicar mi opinión sobre un libro, por ejemplo, que trate del arte griego en los vasos campaniformes. Leer de De qué hablo cuando hablo de correr (Dqhchdc) se debe a un error por culpa del título. Hace tiempo que leí un par de novelas de este afamado escritor japones, "Sputnik, mi amor" y la famosa "Tokio blue´s", así que pensé que se trataría de una nueva novela hasta que descubrí que en realidad se trata de una especie de ensayo, donde el autor nos relata su afición por correr y como influye este hecho deportivo en su vida personal y profesional. Obviamente completé la lectura y decidí darle un espacio en mi blog por el mero hecho de compartir afición a desgastar zapatillas. 

El libreto no es más que una especie de memorias sobre el modo de vida del escritor que compara y complementa su oficio de novelista con su afición a correr grandes distancias. Es tan sencillo y particular que solo es recomendable para quienes quieran conocer algo más sobre la figura de este escritor japones y/o se consideren corredores habituales, también conocidos como runners. Hete aquí que lo más llamativo del libro sean las pruebas deportivas a las que Murakami hace referencia, en particular el primer maraton que corrió en 1983 en Grecia, por encima de cuestiones más personales de la vida de esta persona. El autor intenta aunar escritura y deporte como una necesidad vital para él mismo, una unión necesaria que vincula el fondo obtenido a base de entrenamientos diarios con el maratoniano ejercicio de sentarse a escribir durante horas. El paralelismo es tan simple como el educado caracter oriental hacia sus tareas profesionales. 

La parte de su anterior trabajo como regente en un club de jazz es tan personal que solo destaca por su valor biográfico, o incluso el ejemplo para explicar cuando decidió dedicarse a la escritura me suena a respuesta de entrevista. Sin embargo "Dqhchdc" el protagonismo y lo realmente llamativo del libro son las reflexiones propias de un deportista, las anécdotas acumuladas y los largos entrenamientos deportivos. Sin duda puede gustar más si encima compartes afición por correr y te sientes en parte identificado con sus planes de entrenamiento, pruebas deportivas y problemas derivados que conlleva esta parte de la vida.

En concreto vuelvo a destacar su estreno en la mítica cifra de 42.195 metros. Con lo que me gustan ultimamente las coincidencias. Murakami tuvo la fortuna de recorrer por primera vez la distancia que separa Atenas de la ciudad de Marathon, a pesar de hacerla en sentido opuesto, que es una casualidad completa de significado en la historia del hombre. Que gran estreno personal. Ese primer contacto es el inicio de una arraigada costumbre deportiva de participar en una maratón de manera anual y extender sus redes físicas a otros deportes como el triahtlon.

.... poco después de dejar de correr, todo lo que he sufrido y todo lo miserable que me he sentido se me olvidan, como si jamás hubieran sucedido, y ya vuelvo a estar decidido a hacerlo mejor la próxima vez. 

Haruki Murakami.  


De qué hablo cuando hablo de correr.
Tusquets editores.

4 comentarios:

  1. Lo lei hace tiempo, y me ha encantado tu análisis javi, te dejo el libro de Kilian cuando quieras y comparas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Ya te pediré el libro y le haré un hueco en blog. Saludos.

      Eliminar
  2. Me ecantó el libro, y me sirvió para introducirme al universo Murakami, que desconocía. Muy bueno y muy fiel tu analisis.
    Raúl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario. Con el tiempo espero volver a incluir alguna obra de este autor quien posee una escritura bastante peculiar.
      Saludos.

      Eliminar