22 de julio de 2012

Fortines, parapetos y trincheras: Alto de El León

El puerto de Guadarrama es un paso histórico y un punto caliente durante la guerra civil por su condición estratégica. Es sin duda también, el frente de mayor importancia de la sierra de Guadarrama durante el transcurso de la guerra civil junto a la batalla de la Granja en mayo de 1937, donde la ofensiva republicana intentó recuperar el control del puerto. A pesar del alzamiento nacional del 18 de julio, no fue hasta el 22 del mismo mes cuando se produjeron los primeros combates para controlar su cima. El bando nacional se hizo con el control del puerto a pesar de los numerosos intentos republicanos por recuperar la cumbre. Los siguientes días hubo combates muy duros por parte de los dos ejércitos que fueron estabilizando el frente durante el resto del verano.

El bando nacional logró finalmente retener el control del puerto, incluso avanzar en cuña hasta la entrada del municipio de Guadarrama en el km 51 de la carretera de La Coruña, extendiendo la linea del frente a través del arroyo de La Jarosa. Los nacionales también dominaron las cercanas cimas de Cueva Valiente, Cabeza Líjar y el cerro Piñonero en la parte occidental del puerto, mientras que los republicanos controlaban el cerro de La Salamanca y todo su cordal hasta la Portilla del Cura. En la parte oriental de El Alto de El León, el bando nacional establecieron el frente en los alrededores del cerro de la Sevillana. El bando republicano, por su parte, controlaron el cerro de Matalafuente y su cordal hasta La Peñota. En la ladera de la montaña, el frente se estableció alrededor del limite municipal entre Los Molinos y Guadarrama.

Gracias a su condición de unión entre las dos Castillas y su importancia, hoy día se puede recorrer los alrededores de este puerto para contemplar los numerosos restos de la guerra que aun perduran. Sin duda, la cima de este Alto de El León es el lugar al que mayor tiempo habré dedicado, bicicleta incluida, a la búsqueda de restos de la guerra civil. Nuevamente me embarco camino de la cumbre de este transitado puerto con la firme intención de aglutinar un buen archivo fotográfico. El aparcamiento del restaurante de la cima es ideal para estacionar el coche, después hay que cruzar la carretera con cierta precaución en una mañana nublada y fresca para ser pleno mes de julio.

Fortín observatorio
El recorrido hay que iniciarlo por la ladera del cerro de La Sevillana. Justo enfrente del monumento de El León surge una camino de tierra y una cancela nos permite acceder facilmente al cerro por su vertiente madrileña. Desde este punto hay que ir hasta una torre de alta tensión hacia el este, donde muy cerca se encuentra el primer conjunto militar, un fortín precedido por un refugio en boveda. La tronera controla directamente la carretera del puerto. En los alrededores de esta posición se adivinan algunos restos como un pozo de tirador y otras edificaciones bastante derruidas. Después ascendemos levemente hacia lo alto para cuzarnos con numerosas oquedades en el suelo, se aprecia facilmente dos canteras que serian explotadas para la construcciones militares que atestan este estratégico paso. Hacia el norte se vislumbra un magnífico fortín observatorio que veremos más adelante.

Desde estas canteras hay que seguir el tendido eléctrico hasta la siguiente torre donde aparecen varias viviendas derruidas y una trinchera que empieza a marcar la linea del frente. Seguimos la trinchera hasta la aparición de un largo muro que nos lleva hasta más viviendas. La entrada de las viviendas forman un clásico doble angulo para mitigar algo las condiciones meteorológicas. En este punto se encuentra un espectacular fortín, enmascarado y que incluye vaciado de agua en su parte superior. El acceso nos introduce en un pequeño reducto muy bien conservado. El fortín observatorio anterior se encuentra justo enfrente, ascendiendo levemente la ladera y con un murete de piedra como guía. El fortín esta orientado hacia las posiciones republicanas de Matalafuente y la ladera que desciende hacia el pueblo de Guadarrama. Volvemos a bajar hasta la trinchera anterior y la recorremos mientras van surgiendo parapetos, pozos de tirador, más refugios en boveda enclavados en la roca... Es interesante apreciar como en algunos tramos surgen trincheras que descienden aun más para culminar en parapetos o pozos de tirador.


Mientras avanzo por el frente se observa aun más la labor de excavación en la roca, parapetos hormigonados y el aumento de la fortificación cuando me acerco al collado de La Sevillana, el limite nacional frente a las posiciones republicanas del altivo cerro de Matalafuente. La trinchera se curvea en este punto, continua recubierta por el granito y un pequeño observatorio abovedado precede a la valla que delimita la vertiente segoviana. La valla se cruza facilmente por un roquedal marcado con un vertice y que esconde otro refugio en boveda junto al sendero GR10. La linea nacional continua por este punto con más parapetos y la siempre fiel trinchera como guía. Sin embargo la bateria de la cámara me dejó tirado en ese momento, cubriendo solo la mitad del recorrido de mi idea inicial, se ve que el paso a la vertiente segoviana conlleva peaje. Abandonado por la tecnología, pospongo completar el recorrido para otra ocasión mientras llevo mis pasos hasta la posición de La Sevillanita y disfrutar de la panorámica, que este alzamiento rocoso, propone de la Garganta del río Moros.


2 comentarios:

  1. habre estado por alli cientos ce veces, y no he visto la mitad de lo que cuentas!! que pasada!

    Estaria genial si pudieras añadir el track GPS de la ruta, asi los torpes como yo podriamos seguirla sin problemas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene perdida Víctor, según entras a mano derecha. jejej. En serio, los restos son facilmente visibles si sigues las dos primeras torres de alta tensión y luego ya sigues la trinchera. Esto solo para la vertiente madrileña. En la segoviana si que haria falta track para poder ver algunos más escondidos. Tengo que volver un día para completar mi idea inicial, te aviso si quieres pero ya sabes que ahora pisbo estoy algo liado.

      Eliminar