1 de abril de 2015

Adiós pequeña, adiós

A Ben Affleck siempre le ha acompañado cierta sombra de sospecha a lo largo de su carrera. Por un lado estaba el fácil cliché popular que le encasillaba en el grupo de los malos actores. Mientras que por otra vertiente sufría cierta tirria social hacia su persona, tal vez acaecidos por esos aires de superioridad que parecía rodearse su figura. Solo hay que ver la que se ha montado cuando fue escogido para interpretar al nuevo Batman. Curiosamente Affleck nunca ha gozado de la simpatía que si disfruta su amigo Matt Damon. Ambos se dieron a conocer, en el séptimo arte, con el guión de El indomable Will Hunting. Posteriormente sus papeles interpretativos tampoco han destacado más allá de cintas comerciales y no se le recuerda ninguna interpretación reseñable. Cuestión aparte puede ser Perdida, película que tengo pendiente, y en donde fuentes fiables comentan una excepción en la carrera del interprete, que todavía está por verse si es un despegue o un canto de sirena. 

Manos a la obra - Buena Vista International
Pero la importancia de esta entrada vira sobre las facultades de Affleck detrás de las cámaras. Porque como director ha logrado el reconocimiento de crítica y público, incluyendo el triunfo de su último filme, Argo, en los Oscar de 2013. Donde hay que destacar el feo que le hizo la academia por ni siquiera nominar al director de la cinta ganadora.

Affleck ya destacó en su estreno, aunque para ello contase con ventaja al adaptar la novela del mismo título del filme, obra de uno de los escritores de moda americanos, Denis Lehane, cuyo trabajo sobrevuela la atención de productores y cineastas como potenciales adaptaciones. Como la triunfal Mystic River por ejemplo.


Adiós pequeña, adiós cuenta la trágica desaparición de una niña en una barriada de Boston, convirtiéndose en una pequeña atracción del morbo informativo. El filme arranca cuando, parte de la familia de la niña, decide contratar los servicios de una pareja de detectives de la zona. Con la idea de que inicien una búsqueda paralela de la pequeña y dé apoyo a la policía. El propio hermano del director, Cassey Affleck encarna al protagonista principal, acompañado por Michelle Monaghan como pareja, en una cinta donde destacan las poses, los chulos y los garitos de mala muerte. Porque para escarbar en la mierda no basta con conocer a las personas adecuadas, es necesario saber manejar ciertas situaciones que requieren mostrarse más gallito de lo que realmente se es. Y en este punto Cassey Affleck se eleva como el típico listillo que llegado el momento sabe como jugarse los cuartos. Muy por encima de su desaprovechada pareja de oficio y sentimental en la película.


Qué tengo yo qué? - Buena Vista International
De interpretaciones van sobrados Ed Harris y Morgan Freeman. Ambos actores subrayan el potente trabajo de las actuaciones individuales que se suman al entramado guión para resaltar como la parte más atractiva de la película. Estos dos segmentos sustentan el entretenido filme de Affleck donde los personajes sobresalen a lo largo de la investigación en los escenarios donde rastrean las diferentes posibilidades del supuesto rapto. Ahí destaca la aportación de un director que con relativa sencillez abusa de las secuencias dialogadas frente a mayores elementos de acción. De este modo obliga a los espectadores a prestar atención de lo que ocurre, pues elementos que parecen sobrar, cobran su importancia en el pequeño rompecabezas que desarrolla la historia. Con cierta energía, la trama desemboca en un impactante falso final, al superar un elaborado proceso de mentiras que siguen una linea bastante lógica dentro del ambiente por donde merodeaba la madre. El filme descansa sobre un estrecho colchón para nuevamente elevarse a través de un nuevo juego de engaños y parecidos que se resuelven de una forma más lánguida, arrastrada seguramente por la redundante moralidad americana. Notable debut de un personaje que parece sumar más virtudes detrás que delante de las cámaras. 


Adiós pequeña, adiós de Ben Affleck 
2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario