9 de enero de 2017

Vol. 17

Veintidós han sido las entradas publicadas en 2016. Un pequeño retroceso si se compara con años anteriores. Y la causa principal ha sido el exceso de trabajo. Esa actividad profesional que ante su carencia suele liderar el listado de preocupaciones de los españoles. En mi caso particular ha sido el desproporcionado aumento de horas dedicadas a informar. Porque el pan me lo gano a la hora de operar con mi cámara y editar las imágenes filmadas, para que después se emitan en una televisión autonómica en la franja dedicada a la información de sus espectadores. Curiosamente este pasado año he cumplido una década entera en el mismo puesto de trabajo. Una seguridad que ha logrado superar las zozobras económicas que arrastra la sociedad desde 2008 hasta nuestros días. Y de paso tragarme todo el circo montado alrededor de la formación de un gobierno que ha colmado de paciencia a los trabajadores del congreso de los diputados. Sí. Los medios de comunicación somos muy pesados. Como corresponde el tener que decir algo todos los días aunque los protagonistas políticos no estén ese día en activo.


El 1 de enero arranca con nieblas
Esta es una de las causas por las que el blog ha reducido su espacio. Aunque hay otras, como las escasas visitas al monte o el abandono del mundo runner. Con tanto ajetreo, apenas pude enlazar algunas semanas seguidas de entrenamientos. El resultado, la victoria final de la desidia por calzarme unas mallas. La idea inicial es retomar esa noble costumbre pero sin fechas establecidas de antemano. No sea que finalmente añada el título de exrunner a mi currículo. 

De las pocos propósitos expuestos para el 2016, solo fallé incluir en el blog algún que otro mamotreto, es decir, un libro que podría medir el valor de sus páginas por su peso. Veremos si le doy cabida en los próximos doce meses. La celebración de los 400 años del Quijote eclipsó algo el centenario de otro grande de la literatura, don Camilo José Cela. Con retraso, tal vez incluya algo sobre el penúltimo nobel español. Otra idea es aumentar mi colección de novelas de la editorial Reno,(creo que ya acumulo más de veinte) así como alguna lectura que complemente este proyecto. 

De la escasa aportación reseñable del 2016 cabría destacar un pequeño interés por cierta época del medievo inglés. Esa en donde destacan las literaturas dedicadas al celebre bandolero de Sherwood y el refutado Ricardo con corazón de león. Incluso en la reciente lectura de La flor del norte se cita algo de esas viejas historias que han copado tres entradas en este humilde blog. En realidad es una tontería que solo satisface una leve acumulación arrastrada como una bola de nieve. Aunque como propósito no estaría mal intentar seguir esa supuesta corriente para saciar mi curiosidad. Y de paso elevar el número de publicaciones con la idea de superar la franja establecida en 2013. Para ello cuento con la colaboración de mi mascota para escaparme al monte, recuperar la senda de la ficción televisada y abarcar más cine que el pobre bagaje del año pasado. Y de ahí a las sorpresas que pueda reparar el nuevo año. No todo tiene porque estar mecanografiado con tanta antelación. Ya se verá cuántos frutos nos depara el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario