19 de enero de 2016

Hola, estás sola?

Es habitual en el mundo del cine que algunos interpretes terminen por pasarse al otro lado de las cámaras y dirigir algún que otro proyecto. Incluso hay muy buenos ejemplos de actores que han realizado notables películas. Un cambio básico que surge en la necesidad interna de poder narrar sus propias inquietudes. Hace veinte años del estreno de la ópera prima de la actriz vasca Icíar Bollaín, Hola, estás sola?. Y a pesar de este flojo debut cinematográfico, la carrera de Bollain ha destacado más desde detrás de las cámaras que delante de ellas, sobre todo a través de su segunda incursión en la dirección con la agradable Flores de otro mundo y la posterior extensión de su filmografía, incluido el éxito de los premios nacionales. Aunque este estreno no sobresalga como otras producciones, si puede decirse que su primera película es un buen referente del cine que gusta filmar a su directora. Un gusto e interés hacías las interioridades de los personajes y sus problemas sociales frente a la verbena cómica donde suele recaer una gran mayoría del cine patrio. Nada más que añadir a esta condición responsable de una persona que tiene la necesidad de involucrarse en mejorar la sociedad en que vivimos.


Hola, estas sola? cuenta la historia de dos amigas en su viaje a ninguna parte. Nada nuevo desde luego, incluso se hace repetitivo la trama del viaje de sus protagonistas hacia ningún o algún lugar, siempre a la búsqueda de algo mejor, deambulando entre la costa y la capital. En realidad, los viajes son sólo un pretexto paralelo donde poder apreciar la evolución de los personajes. Realmente lo llamativo de cualquier viaje es el trayecto, tanto en está película como en las diferentes interpretaciones que podemos encontrar en otras fuentes cinematográficas, literarias o teatrales. Para empezar hay que dejar bien claro que todo viaje necesita transformar a nuestro/s protagonista/s, siendo los espectadores los testigos de esos cambios y jueces de los logros obtenidos. En la película de Bollaín, ese camino resulta en un principio esperanzador al mostrar a dos jóvenes con diferentes grados de ver la vida. Lo malo es que la trama cojea porque todo resulta demasiado evidente. Desde el torpe enamoramiento de Niña con el ruso hasta la requetesubrayada relación de Trini con la madre de Niña. La propia estrechez de la película apenas permite navegar más allá de las soledades que imperan en sus dos protagonistas y aun más en sus tres simples secundarios. Todo queda cerrado en un pequeño círculo que deja bastante corta la aventura que debería cambiar el modo de ver la vida de sus protagonistas.

Niña y Trini se complementan de tal modo que, aunque sostienen parte de la historia, apenas suman algo más que la sencillez con que se enamoran o toman las decisiones que deberían guiarlas. Normalmente este tipo de historias cuentan algún hecho o desencadenante importante que afecta el devenir de sus protagonistas. El abandono del hogar para buscarse la vida y encontrar su hueco en el mundo podría ser motivo suficiente. Pero en este caso, la joven dupla protagonista se queda en una mera recolecta de anécdotas veraniegas. En parte amables, en parte circunstanciales, ya que tampoco se cuenta algo que destaque sobre la vida diaria. La trama se cierra en falso porque la aventura continua, hacia otra parte y hacia otro lugar. Lo único que queda claro es que permanece la amistad entre dos mujeres que seguirán buscando como ganar dinero y como volverse a enamorar. A fin de cuentas, vivir la vida.

Hola, estás sola? de Icíar Bollaín
1995


No hay comentarios:

Publicar un comentario