30 de septiembre de 2015

XXXVI Pedestre popular de Guadarrama


Salida 2015
Foto Concejalía Deportes Guadarrama
En esta ocasión he llegado por los pelos, tanto en participar en esta carrera como en escribir esta simple entrada. La Pedestre se celebró el pasado sábado 19 de septiembre, mientras que cuatro días antes mi pequeña Chloe llegaba al mundo. Motivo más que suficiente para que diese por olvidada mi participación en la carrerita de turno.... Hasta que llegó ese mismo día. 

Como en la parte familiar iba todo un poco sobre ruedas y ante la pregunta de ciertos conocidos sobre si iba a participar en la pedestre... Puede decirse que se despertó el tonto espíritu de colocarse un trozo de papel sobre el pecho. De este modo me acerqué a la zona de salida, como a las 17 horas, para ver si quedaba algún dorsal suelto. Y de paso arrastrar a mi vecino Jhonny, natural de Gijón y habitual compadre de entrenos veraniegos para consumar mi cuarta participación consecutiva en esta prueba. 


Las carreras arrancaban con la simpática presencia de los chupetines, donde esta vez sí, Aldara pudo participar tranquilamente sin el desarreglo del año anterior. Tan contenta iba mi pequeña que se le quedó corto los 150 metros que debía recorrer. Posteriormente me las tuve que ver para frenarla en su firme intención de acompañarme en la carrera de adultos. Después llegarían las diferentes divisiones infantiles y a las 19:15 salíamos los supuestos adultos por el mismo recorrido de otras ocasiones. En principio tenía marcado el concepto interno de intentar arrancar con pausa. Algo que no sucedió, pues ya en el primer kilómetro íbamos a un ritmo de 4.40. Claro reflejo del estúpido intento de ir más rápido de lo que mis piernas me permitían. Antes de llegar a la mitad ya iba sopesando que tenía que aflojar algo para no sufrir al final, como finalmente sucedió. Y mira que estaba más claro que el agua porque después llegaría una notable flojera en la subida tras superar el puente del río, o del conocido dolor del flato en el último kilómetro. No sé donde diablos pensaba acortar ya que el ritmo medio final fue de 4.40. Seguramente la compañía de Jhonny me permitió mantener una constante que en solitario hubiera decaído, y eso que nosotros mismos íbamos hablando sobre la necesidad de ir más despacio, sobre todo el paisano, porque a mí cada vez me costaba más articular palabra. 


Capicúa familiar
Tampoco daba más de si el escaso mes de rodaje que llevaba desde agosto. En realidad me doy con un canto en los dientes por acabar con un tiempo similar al de hace dos años. Y a pesar del cansancio que me iba mermando con mejor final, ya que tuve la fortuna de volver a recorrer esos últimos metros con mi pequeña de tres años. Tan feliz iba ella con todo el gentío a su alrededor que nada más cruzar la linea de meta, surgió esa enorme sonrisa que rellena su cara para decirme. 

"Otra vez "

-------------------------------------------------------------
Pedestre 2014
Pedestre 2013
Pedestre 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario