18 de junio de 2013

La muerte de Suñol


Un leve paréntesis en la catalogación de los restos de la guerra civil en Guadarrama para dar cabida a una pequeña historia. Un relato que tiene como epicentro un lugar cercano al anterior post de Peña Cervera, algo por debajo del km 52 de la carretera de La Coruña. A esa altura, más o menos, un coche oficial traspasaba, en extrañas 
Suñol
circunstancias, el frente de guerra de principios de agosto de 1936. Siendo sus ocupantes retenidos por las fuerzas sublevadas. Estas personas eran el periodista Pere Ventura i Virgilio, un militar con graduación de teniente, el chófer del vehículo y Josep Suñol i Garriga, diputado por Esquerra Republicana de Catalunya en las Cortes Generales, presidente del FC Barcelona y fundador del RACC. Tal pez gordo fue enviado desde Valencia para dar ánimos al ejército republicano en el frente de guerra que detenía el paso de los nacionales en su camino hacia Madrid. Huelga decir que existen dos versiones sobre la captura. La de la traición por parte del chófer o la del terrible equivoco por los continuos cambios de posición en el frente. 
 

El político fue reconocido de inmediato por los soldados para ser posteriormente fusilado junto al periodista y al militar, siendo el chofer liberado, síntoma de las sospechas anteriores. Aunque existen varios matices sobre este tema y muchas preguntas sin respuesta. Como la muerte de los cuatro desdichados. A día de hoy, una simple placa de hormigón, en el área recreativa conocida como Gurugú, recuerda aquel siniestro crimen de la guerra civil. El monolito conmemorativo está dedicado en exclusiva al político de turno a pesar de compartir el mismo destino que sus compañeros de viaje hacia el otro barrio. Algo tan común de esos años bárbaros de arrojar cuerpos inertes a las cunetas. 


La idea de la traición o del error humano han dado lugar a varias teorías,

suspicacias y anécdotas. EL relato más extenso que he encontrado lo firma Jesús Vázquez Ortega en la web de El Guadarramista. Como no tengo ninguna intención de fusilar material ajeno coloco directamente los enlaces al final de mi entrada. Solo me permito un breve resumen del hecho histórico al ocurrir precisamente en Guadarrama y complementar mis entradas bélicas dedicadas a los restos de la guerra cerca del municipio. Para quien deseé ahondar más en el pasado una siempre referencia al trabajo de Josep María Solé i Sabaté, Sunyol, l´altre president afusellat.
  
No se conoce a ciencia cierta el recorrido de los desdichados prisioneros, parece ser que deambularon por diferentes posiciones nacionales hasta su fatal desenlace. El puesto de mando en Fuente de La Teja aparece citada en más de una ocasión como el lugar de la ejecución. También la cita del enterramiento de los cuerpos cerca de la casilla de los peones camineros del puerto. De los cuerpos nunca se supo donde fueron depositados, a pesar de un intento por parte de una revista catalana, hace unos dos años, de un trabajo de campo para hallar los restos mortales. Siempre quedará el monolito para recordar la insigne figura de un catalán muerto en la sierra de Guadarrama, una víctima más de las muchas que poblaron estas tierras.

------------------------------------------

Josep Suñol, caso abierto 1
Josep Suñol, caso abierto 2

-------------------------------------------------------------------------------------


No hay comentarios:

Publicar un comentario