21 de enero de 2013

El frente republicano hasta Guadarrama


Posiciones perdidas: Cuesta de la Herrería 

En la anterior entrada de Cerro Santo cité como descendía el frente de guerra en la vaguada del arroyo Guatel. Ahora toca unir esa linea en su descenso hasta el municipio de Guadarrama a través de la zona conocida cartográficamente como El Estepar y posteriormente en la Dehesa de Arriba. Para esta primera zona, hay que acceder al monte por una pista que nace un poco por encima de la estación de tratamiento del embalse. Igual que la primeriza excursión que realice hace justo un año. En este caso la ruta es circular y como en algun momento es complicado localizar los restos de guerra, añado la ruta en GPS para que nada se pierda. Este sitio es posiblemente el lugar donde mayor tiempo he pasado buscando restos de la Guerra civil española (GCE), junto al Alto de El León, pero con la diferencia de que los restos hallados nada tienen de excepcional. No hay fortines ni grandes construcciones. Solo los esqueléticos restos que la naturaleza se empeña en ocultar. 

Pozo de tirador
La pista llega hasta una especie de área recreativa que se encuentra vallado para impedir el paso del ganado que hay en libertad. A mano derecha se distingue con nitidez una trinchera que nos invita a ascender hasta un pequeño roquedal. En este punto la trinchera zigzaguea sobre las rocas y muestra algunas oquedades en el suelo y leves restos de muretes a su alrededor. La linea del frente se divide y tenemos que guiar nuestros pasos hacia el norte, siguiendo la trinchera hasta las ruinas de un pozo de tirador donde aun podemos observar la posición de la tronera. Muy cerca queda un pequeño poste eléctrico. La hilera que conforman estos maderos nos servirán como referencia, ya que la trinchera asciende en paralelo a los postes tirando un poco por debajo. La dificultad la encontramos en la maleza acumulada, jaras y demás arbustos nos impedirán seguir una linea recta, con paciencia y algo de orientación entre matojos, descubriremos algunos restos interesantes.

Entrada del túnel
En primer lugar una construcción rematada en ladrillo que permite imaginar el resultado final y la dirección de las troneras. Posteriormente vislumbramos restos como de escombro. Pero en una de sus caras esta liso, rematado por yeso, con algo de suerte daremos con un pequeño túnel enladrillado. Este es el acceso hasta la fortificación derruida y que deja entrever una construcción más elaborada. Lamentablemente nuestra mente debe rellenar los huecos que aparecen diseminados por el suelo. Seguimos nuestro camino hasta un nuevo puesto muy similar al primero, con remates enladrillados aunque en peor estado. Toda esta linea de vanguardia apunta hacia el frente nacional, con el cercano Cerro de La Viña como elemento más cercano. La trinchera asciende y poco a poco va desapareciendo hasta llegar a un pequeño claro en el bosquecillo. Para situarnos, cerca queda una bañera reciclada en abrevadero. Sin miedo seguimos de frente hasta el vallado que delimita el acceso a las instalaciones del embalse de La Jarosa. Más abajo o más arriba de la valla, se aprecia al otro lado la trinchera que hemos seguido y que seguramente llegaría hasta Cerro Santo.

Vivienda circular
Toca buscar otra trinchera que proviene de Cerro Santo. La excursión continua junto al vallado, ahora hacia el sur. Pacientemente caminamos disfrutando del paseo y de las vistas que nos proporciona los cada vez más cercanos muros del embalse. Después accedemos a un buen claro y seguimos de frente junto a un murete, hasta internarnos nuevamente en el arbolado. Seguimos por una vereda y atravesamos otro muro de fácil acceso. Las sendas van y vienen pero hay que seguir de frente, despacio, para no pasarnos la trinchera. Por unos momentos se puede dudar porque la maleza casi oculta la trinchera y las dudas pueden asaltarnos. Pero la hendidura está y cuando damos con ella es reconocible, se ve como asciende desde el arroyo hasta lo alto. La seguimos hacia arriba hasta unos breves restos de viviendas y una construcción circular que encontramos tras un pequeño alzamiento rocoso. Las trincheras que nos rodean no dan pie a la duda sobre su carácter bélico. Esta posición se encuentra algo alejada del frente que hemos visto anteriormente, así que se supone que posiblemente albergara un puesto de mando o enfermería.  

Ahora toca regresar recto tras el pequeño alzamiento citado, hacia el Norte. Atravesamos nuevamente el amplio claro anterior. Hay un camino justo al final de este claro pero hay que seguir de frente, junto a un leve alambre y las zarzas que separan estos espacios. De este modo llegamos a una especie de senda que desciende hacia el Este, a nuestra derecha, básicamente es un pequeño claro con arbustos a ambos lados. Un poco más adelante hay unas rocas que esconde otra trinchera. Esta segunda linea, por encima de la anterior, nos llevará hasta el roquedal de inicio del paseo. Apenas quedan restos reseñables salvo movimientos en zig zag y los lógicos desprendimientos de rocas. El breve descenso nos deja en el consabido roquedal y visitado con anterioridad. Queda volver a descender por la trinchera de acceso hasta la pista forestal. Justo enfrente existe un nuevo vallado que nos impide seguir la linea imaginaria. La construcción de la AP-6 irrumpe también en el horizonte y en la destrucción de lo que quedase. El frente continua obviamente al otro lado del asfalto. En la Dehesa de Arriba.



Las fotos del álbum son bastante pobres. Nuevamente he tropezado en la misma piedra y la batería de la cámara se vino abajo. No obstante puede apreciarse el recorrido completo gracias al móvil.

--------------------------------------------
Álbum 
GPS
-------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario