24 de noviembre de 2010

El último soldurio

Irritóse tanto [Augusto] al principio contra un tal Corocotta, bandolero hispano muy poderoso, que hizo pregonar una recompensa de doscientos mil sestercios a quien lo apresase; pero más tarde, como se le presentase espontáneamente, no sólo no le hizo ningún daño, sino que encima le regaló aquella suma.

Dión Casio 56, 43, 3 (trad. de A. Schulten en Fontes Hispaniae Antiquae vol. V, Barcelona, 1940, p. 335)
 
Esta breve aparición de un tal Corocotta por parte del autor Dión Casio sirve para que Javier Lorenzo se lanzará a recrear la ficticia vida de este personaje a través de una entretenida novela de aventura con ciertos toques históricos. No existen más notas acerca de Corocotta, convertido en un héroe en las regiones cantábricas y filón turístico pese a las dudas reales de su procedencia y figura histórica. No pretendo enjuiciar las dos corrientes que pugnan por dilucidir el origen del audaz bandolero, creo que es un deber exponerlo y la web http://www.celtiberia.net/ es un incomparable puente para conocer la historia antigua de la península Ibérica.

El reducido detalle de Dión Casio sobre Corocotta sirve no obstante para encumbrar su nombre en la historia, un hombre peculiar, con las agallas suficientes como para presentarse ante el hombre más poderoso del mundo conocido y exigir la recompensa que se ofrecía por su propía cabeza. Javier Lorenzo tiene pues, vía libre para inventarse la historia del supuesto líder cantabro.

A grandes rasgos, la obra final resulta entretenida de leer, narrada en primera persona por el propio protagonista a modo de herencia biográfica. El protagonismo recae en la vida de Linto, apodado posteriormente como Corocotta, a través de diversos pasajes y acopio de personajes históricos, como Julio César y la participación de las turmas cantabras en la guerra de las Galias, la leyenda del guerrero Laro, el asesinato de César, la batalla de Munda, etc..

Obviamente se trata de una novela histórica y como tal debe exponer hechos pasados colocando al protagonista como espectador o participé en esos sucesos, sin embargo, el mejor acierto de Javier Lorenzo es cuando describe la ficticia vida del protagonista. La parte inventada es más interesante que el mero hecho de colocar a los personajes creados en el momento exacto donde se perpetua la historia. Me conmueve más la muerte de Corcontas que la de Julio César, el asalto a un ciudad vaccea que el asedio de Alesia, la enconada rivalidad entre hermanos, Ilicón frente a Linto que la lucha por el poder romano entre el segundo triunvirato frente a los herederos de Pompeyo. Esta es la parte mejor recreada, donde se palpan los problemas y la vida cotidiada de los protagonistas, el relato es mas entretenido que los importantes hechos históricos donde los protagonistas deambulan con mayor o menor implicación.

A pesar de algunos altibajos en la narración, (con episodios más bien pasables) el principal problema del novelista era recrear el encuentro de Corocotta y Augusto, Lorenzo lo resuelve con cordura, tal vez chirrie el duelo dialéctico en griego con La Ilíada de fondo, pero se narra con desparpajo y con inteligencia. Corocotta recibe su recompensa como cita Dión Casio aunque Lorenzo matiza el precio que el héroe debe pagar por su atrevimiento. Las guerras cantabras estaban sentenciadas de antemano y nunca es tarde para ponerse del lado del vencedor. Tal vez un renegado no hubiera casado con la idea de héroe y por ello el autor lo rescata al final para otorgarle el final que merece todo guerrero.

14 de noviembre de 2010

La Peña del Arcipreste de Hita


Peña del Arcipreste
En 1930 un canchal granítico cincelado por Ramón Menéndez Pidal junto a su hija, fue declarado como monumento natural de interés nacional en honor a las correrias de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, a su paso por la sierra de Guadarrama y narrar su encuentro con Aldara, la serrana de Tablada.

Los "caminos" para llegar hasta la Peña del Arcipreste de Hita son tan variados y diferentes que cualquiera puede marcar su propia ruta. Para los que simplemente quieran acercarse a contemplar este paraje, existe la versión "comoda". Se trata de llevar el coche hasta el Km 56 de la N-VI, aparcar en la pista forestal que nace a esa altura de la carretera y seguir el ancho camino hasta la señalización del monumento. Sin embargo propongo una versión circular que varíe un poco el transito habitual, más ameno e igual de "comodo".

El parking del restaurante que se encuentra en la cima del puerto de Guadarrama, (Asador Alto del León), es perfecto para aparcar el coche, se cruza la carretera en dirección Norte, en la alambrada que separa las provincias de Madrid y de Segovia hay un paso accesible hacia el Este, donde destaca una ancha pista que han creado recientemente para construir nuevas torres de alta tensión que hay que atravesar, nada de seguirlas. En apenas 100 metros, cerca de una torre de electricidad, aparece un antiguo fortín de la guerra civil española. Por debajo del resto arqueológico se avanza hasta hallar una vereda en bajada que llegará hasta un sendero que nace en una puerta de acceso a la N-VI. (700 metros). La senda es facilmente visible y transcurre cerca de la carretera.

Se continua por el sendero hasta llegar a un pequeño claro, en días soleados suele haber ganado que no causan problemas. Atravesamos este claro casi de frente, tomando como referencia un poste indicativo de una ruta local, al poco aparece dentro del bosque otra senda que discurre entre los pinos y es poco frecuentada. Esta estrecha vereda llega hasta una fuente donde se cruza con la senda de ascensión que hay en la pista forestal situada más abajo y conocida como La Molinera, en este punto se sigue la cómoda vía hacia la izquierda (Norte), siguiendo los hitos de piedra para llegar al monumento del Arcipreste.

El tesoro
Avanzando hacia arriba se pasa por la Fuente de Aldara, en honor a la serrana que dió posada a Juan Ruiz. Después de otro pequeño tramo nos situamos junto a unos breves escalones sinuosos y la Peña del Arcipreste enclavada en una mole granítica como recompensa final. En su base hay un cofre que contiene un ejemplar del libro y un cuaderno para que los visitantes dejen constancia de su visita. (2700 metros aprox).

Tras una pausa para leer algún párrafo o contemplar las escasas vistas, se retoma la ruta de regreso. Debajo de la base del monumento surge una leve vereda hacia el Oeste que lleva hacia el sendero GR10, facilmente identificable por la valla que separa ambas provincias. Se cruza la alambrada por un paso donde se pide que se vuelva a cerrar para evitar el extravió del ganado. El GR10 es un sendero que viene de atravesar las cumbres serranas y que seguiremos hacia la izquierda (Suroeste), perfectamente delimitado por las franjas rojas y blancas pintadas en la roca y por los hitos de piedras.

Alrededor de 3460 metros desde que se empezó el paseo, el GR10 se cruza con el supuesto paso de Valathome o Paso de la Tablada. Hay que continuar por el sendero GR10 entre piedras, algunos escalones y restos de la guerra civil que vuelven a aparecer entre la roca y la vegetación. El cerro de La Sevillana y su vértice geodésico muestra el Alto del León y los últimos restos de la guerra visibles en este recorrido, aunque no los únicos, ya que todavía quedan abundantes restos en el puerto de los Leones de Castilla. Desde La Sevillana se desciende hacia la visible cima del puerto y con apenas 4500 metros de camino recorridos tras los pasos del Arcipreste de Hita.


Cerca la Tablada,
la sierra pasada,
falleme con Aldara
a la madrugada


4 de noviembre de 2010

La ciudad del vacio... y tanto.

A veces me obligo a leer, y en estos momentos a escribir, para intentar crear una rutina que seguramente sea innecesaria sino va acompañada del deseo. Hará más de un mes que me obligué a leer "La ciudad al vacio", del periodista canario Pepe Alemán, del mismo modo que uno se impone levantarse para trabajar todos los días laborables.

La obligación no ha sido buena idea, a pesar de que José A. Alemán sea un periodista de renombre en el archipiélago, su novela llegará a ocupar un espacio de relleno en mi libreria personal, seguramente como soporte de obras más interesantes y recomendables. El desencadenante principal es el asesinato de una pareja de turistas alemanes y como este crimen afecta a los personajes principales, con los habituales fantasmas del pasado y viejas cuentas pendientes que sirve para desarrollar el 95% de la novela.

Un defecto, a mi entender, es la presunción didactica que se intenta inculcar al lector a través de estereotipos relacionados con el poder (ojito al presunto delegado del gobierno, más que un político parece un charlatán sin freno), el periodístico "Con Franco, teníamos claro lo del cuarto poder....Aquella situación pasó, nadie discute la libertad de expresión que está consagrada en la Constitución..." y demás sentencias formativas que se repiten del puño del novelista a las bocas de los personajes.

El argumento avanza de manera parsimoniosa, con un ritmo lento y perjudicado por los recuerdos del pasado que acechan a los protagonistas, contando la trama del presente y aderezada por los lejanos recuerdos de la infancia, el amor adolescente, el franquismo y las historias inacabadas que irremediablemente deben solucionarse algún día. Si eliminaramos esta parte transcedental hacia el interior de los personajes, tal vez se podría sacar una curiosa intriga de novela negra o de investigación, pero los recuerdos del pasado devaluan la lectura por la lentitud con la que sé describe.

Ocurre que hay trampa, o no, según se mire porque el autor se deja para el desenlace un supuesto as en la manga con un final, pese a que no sea original, si que sorprende al lector para encajar las pesadas piezas que surgen a lo largo de la obra. El ultimo acto sugiere cierto aire agradable y eleva el tono pero no logra satisfacer el excesivo letargo acumulado.

23 de septiembre de 2010

Un paraiso natural. Calblanque

El verano empieza a flaquear y llega la hora de rememorar uno de mis lugares predilectos, Calblanque. En realidad es un parque natural bañado por el Mediterráneo y del que he podido disfrutar por segundo año consecutivo. La playa de Calblanque es de lo mejor que puede encontrarse por tierras murcianas, a pesar de estar tan cerca del expolio urbanístico de La Manga y por el desastre minero de la bahía de Portman. Calblanque se encuentra en la provincia de Murcia y alberga en su interior unas playas magníficas para pasar el día.

Para llegar a Calblanque solo hay que seguir la indicación que aparece en la autovia dirección a La Manga, nada más pasar Los Belones por una pista forestal. La pista se divide en dos partes, Cobaticas o playa de Calblanque, ambas pistas nos llevan al mar y a la playa, por Cobaticas se refiere a un antiguo poblado mientras que la otra opción nos lleva a la conocida playa de Calblanque junto a las Salinas de Rasall. Este año el parking de las salinas estaba cerrado al tráfico por el anidamiento de las aves pero un poco más adelante existe otro parking. Como se trata de un parque natural no hay ningún tipo de servicio (salvo socorristas) en todo el parque, por ello es recomendable llevarse bebida y comida propia, después a los contenedores de basura.

En época de veraneo y sobre todo en agosto suelen cerrar el tráfico de coches a partir de las 11 de la mañana. Lo recomendable es madrugar un poco y si es posible acercarse entresemana para evitar aglomeraciones, sobre todo los festivos. Espero que este pequeño espacio continue durante muchos años. La claridad de las aguas es un reclamo excelente para los amigos del snorkel.






24 de agosto de 2010

La mecánica del corazón: Gana el marketing.

Ando algo estancado en la siguiente entrada del blog y para evitar que la escritura se dilate en el tiempo he decidido postear sobre "La mecánica del corazón", una pequeña novela que leí a principios de verano. Aunque esta obra no es merecedora de ocupar un espacio en mi recolecta personal, la inactividad me obliga a despedazarme un poco sobre este estío que amenaza con detenerme, además "La mecánica del corazón" me viene de perlas para contradecir el calculado éxito de ventas que acumula en Francia y prosigue en España. El autor es Mathias Malzieu, cantante también de un grupo musical francés llamado Dyonisos, su sexto album compartía título y temas con el libro.

"La mecánica del corazón" es una astuta estrategia comercial de un cuento fantástico ligado al "estilo Tim Burton" con una llamativa portada y una sinopsis singular para pescar al incauto lector en las redes de una ñoña historia de amor. Personalmente no me ha gustado frente a las aclamaciones y reimpresiones que acumula el libro. Próximamente se convertirá en un filón cuando Luc Besson estrene la película animada en 3D que esta preparando, la chequera de Malzieu lo agradecerá nuevamente.

Obviamente es una opnión subjetiva pero "La mecánica del corazón" es como un conjunto de globos de colores, todo es muy bonito y llamativo por fuera, pero sin sustancia en el interior. El pequeño Jack no me emociona, para Malzieu es más importante adornar frase tras frase que en profundizar y equilibrar unos personajes tan atractivos de inicio. Los protagonistas de la historia terminan siendo un mero pelirrojo sin cuerda en el reloj, tan falso como su peculiar sustento de vida, una bailarina miope que apenas deja ver al lector sus encantos, más bien parece una imagen de la que se enamora Jack y un éxtraño cíclope, enemigo de Jack pero que es amansado y tierno dentro de una barraca de feria, como una particular parada de los monstruos que darían más juego si el autor se olvidará de la continua frase pomposa para dedicarse a hilvanar la historia de los personajes.

Creo que la película mejorará el nivel del libro por el aspecto visual que Besson introduce en sus producciones. También pego este enlace que suena bastante bien.






16 de julio de 2010

Covarrubias. Fiesta medieval y de la Cereza



El segundo fin de semana del mes de julio, se celebra en la localidad burgalesa de Covarrubias una feria medieval dentro de esta hermosa villa acompañada por la venta de cerezas. En principio no deja de ser una feria medieval como las que se celebran en distintas localidades con puestos de venta de diversos contenidos y similares a otras ferias, pero Covarrubias tiene algo especial que me ha cautivado y acudo formal a la cita para disfrutar de una jornada tildada de buena comida, sol y productos que comprar .


La cereza se vende en las calles del pueblo, en cualquier esquina y justo después de la recolecta. Para soportar el rigor del verano nada mejor que refrescarse en el piélago, un espacio habilitado para el baño en el rio Arlanza. El pueblo puede verse de una tacada en un breve espacio de tiempo y después uno puede mezclarse con los habitantes
disfrazados de la época, disfrutar de las
representaciones callejeras y por supuesto degustar unos buenos pinchos.

Covarrubias es uno de mis pequeños rincones. Si alguien tiene la oportunidad de conocerlo espero sea de su agrado. La feria medieval es una excusa pero esconde algunos tesoros más por descubrir...

6 de julio de 2010

El viaje de Madame Bovary

Hacia tiempo que buscaba la oportunidad de leer una de las novelas más importantes de la literatura, una narración que siempre aparece en las listas de lecturas "imprescindibles". La obra es "Madame Bovary" del frances Gustave Flaubert. En mi caso particular, decubrí a Flaubert gracias a mi afición a la historia antigua, (me regalaron "Salambó", obra sobre la rebelión de los mercenarios que pusieron en jaque a la antigua ciudad púnica de Cartago), la agradable lectura de "Salambó" me puso tras la pista de Flaubert hace ya unos años y de su obra más famosa e importante, "Madame Bovary".

Flaubert escandalizó a la sociedad francesa de la época por la historia de una mujer adultera. Emma Bovary es la protagonista absoluta del relato, mujer arrolladora y caida en desgracia a través de su impetú, muy por encima del resto de personajes que desfilan en la obra. Madame Bovary vive un paralelismo marginal con Alonso Quijano, ambos personajes están influenciados por sus lecturas, pero en el caso de Emma es distinto, al diferenciar la realidad mezquina que le toca vivir, refugiándose en la literatura como una vía de escape.

La estructura de "Madame Bovary" se divide en tres actos que contienen ciertos paralelismos. En el primero Emma descubre a través de una fiesta en un palacio el tipo de vida que le gustaría llevar, empezando a aborrecer a su marido al no colmar esté las expectativas personales de Emma. La tristeza y la melacolia se apoderan de tal modo que su marido decide cambiar de residencia, buscando aires nuevos para su mujer embarazada. La llegada a Yonville se enmarca dentro del segundo acto, Emma conoce a un joven pasante, León con el que comparte inquietudes y confidencias.

"¿No le ha ocurrido a veces - prosiguió León - hallar en un libro alguna idea vaga que ya habia tenido, una imagen borrosa que viene de lejos, algo así como la entera exposición de nuestros más sútiles pensamientos?"

La marcha del joven de Yonville entristece a Emma, este nuevo vaiven emocional es ocupado por un provinciano galan, un oportunista llamado Rodolphe que camela los sentimientos de Emma con promesas y tiernas palabras. Es, en este punto cuando Emma comienza a transformarse en las heroinas de sus novelas. Emma disfruta, ama y avasalla con esta nueva experiencia. Finalmente será abandonada por su amante, abrumado ante la poderosa fuerza natural que Emma explaya en sus sentimientos. La tristeza derrumba a Emma con el que se accede al acto final.

En Rouen, en un teatro y con la compañía de su fiel marido, Emma vuelve a encontrarse con León. El joven se convierte en el nuevo amante de Emma. A través de engaños maritales y deudas contraidas de manera innecesaria, Emma consigue amar de nuevo, vuelve a vivir la vida que ella cree merecer, vuelve, sin embargo, a caer en la misma trampa. La señora Bovary impone con su amor, convierte a su amante en un chiquillo, manejando realmente la situación. Finalmente las deudas empujaran a Emma contra el mundo, perdiendo a su amante y la vida.

Flaubert alcanzó con "Madame Bovary" el reconocimiento de su sociedad al crear una exhuberante mujer por encima de sus necios contemporaneos. Emma necesita y quiere vivir por encima de la normalidad, busca un amor tan intenso que solo ella es capaz de expresar. Sus amantes apenas consiguen mantener el fuego que Emma le pone a la vida y a sus relaciones. Ninguno de los dos amantes sobreviven ante el amor desbordado de Emma. Solo su marido, trágico fiel, se demacrará en un final tan romántico, a parecida altura de su mujer.

La novela mantiene un estilo realista con ciertos toques romanticos. La descripción de la vida y de la sociedad es excesivamente realista, con notables aportaciones de Flaubert de la sociedad de la época, con personajes historicos como los médicos o canciones populares de la época. Flaubert podía estar durante meses buscando la frase perfecta, todas y cada una de las palabras son escogidas selectivamente.

"El festín fue largo, ruidoso y estuvo mal servido... Todos comían con verdaderas ansías. Quien más quien menos intentaba resarcirse de la cantidad desembolsada".

En esta necesidad de perfección cabe destacar la celebración de la feria agroganadera, donde el mismo autor en persona, acudió a uno de estos comicios rurales para poder describir la feria de la mejor forma posible. También el singular personaje del farmaceútico se merecería una reseña dedicada para él solo, pero me alargaría en exceso. Es mejor descubrirlo lentamente, una suave lectura bastará para disfrutar de los secretos de "Madame Bovary".

Con motivo de esta lectura recomendada voy a iniciar un experimento, Emma Bovary deseaba conocer diferentes lugares del mundo y viajar a los corazones de las personas amadas, El viaje de Madame Bovary será mi particular granito de arena a esa mujer excepcional. Un proyecto a traves de las letras, las mismas que tanto influenciaron a Emma en su memoria. Un libro basado en el bookcrossing que espero haga disfrutar de la lectura a su futuro portador tanto como a mí. La idea es regalar el libro a una persona para que lo lea y después se lo ceda a otra persona. Espero que todos y cada uno colaboren para poder acompañar a Emma en su viaje por el mundo para que yo y el resto de personas podamos seguir su viaje a tráves del enlace del blog anterior.




17 de junio de 2010

Berlin. Ciudad de piedras.

Jason Lutes es un autor norteamericano que esta llevando a cabo una valiente  propuesta dentro del cómic. La obra "Berlin, ciudad de piedras" es el inicio de una trilogía histórica sobre la época de entreguerras en la sociedad alemana. Digo valiente porque no es un tema que de partida pueda reunir el suficiente interés como trasladarlo al mundo de las viñetas, sería más llamativo de primeras, algún dato más relevante sobre la república de Weimar, además de otorgar el protagonismo a personajes anónimos dentro de la sociedad germana en contra de personajes históricos.

Lutes se embarca en un proyecto arriesgado, dejando a un lado el manido y sugerente estilo de novela gráfica, que ha triunfado en los últimos tiempos con miras más comerciales y estéticas, hacia otro tono más clásico, primando la narración a la hora de afrontar esta trilogía. No hay excentricidades en el clasicismo de la historia, solo buen hacer y sutiles descripciones (como cuando en off se "escucha" como la radio anuncia el extremo invierno de ese año mientras la imagen nos muestra como algunos arboles han sido arrancados para hacer leña). Los dibujos buscan la fidelidad, tanto como el uso de fotografías antiguas para mostrar la capital alemana tal como era y el inestimable trabajo de documentación para relatar los hechos que acaecían en Alemania; la canción del cabaret, la simbólica muerte de Rosa Luxemburgo, la manifestación del primero de mayo, etc

En este primer tomo, el autor dota el protagonismo principal a un periodista y a una mujer en búsqueda de su camino en una trama donde giran diversos personajes entrecruzándose en unos casos o por separado en otros. Varios de estos personajes tienen un aporte testimonial, como la familia judía y que seguramente cobre más protagonismo en los siguiente tomos. La pareja principal apenas eleva algo el interés del lector, son personajes con mayor poder interior y con sus inquietudes personales, desligándose en cierto modo, recordando el oficio de periodista del protagonista masculino Kurt Severing, de los pasos que se van dando en la sociedad alemana,

En el aspecto histórico, Lutes nos muestra a una Alemania herida en su orgullo por la derrota en la primera Gran Guerra, junto al humillante pacto de rendición a través de una sociedad polarizada en los extremos ideológicos, en un continuo ascenso que deriva en conflictos y enfrentamientos.

Agradezco el tono clásico y humano que Lutes abarca en este primer tomo a la historia y a los personajes, pero más bien parece una larga presentación de los protagonistas, sus inquietudes y sus relaciones, en una sociedad condenada por los errores del pasado y el revanchismo de las naciones vecinas. Apenas ocurre nada digno de mención, salvo la cotidianidad de una sociedad dolida que pide avanzar hasta el siguiente día. Lo mejor sin duda, es la madre que se afilia al partido comunista con el fin de obtener un trabajo y una vivienda comunitaria para sacar adelante a sus dos hijas. Una historia de supervivencia, emotiva y trágica.

Aunque me agrada un poco de mesura en el modo de narrar la historia y el tiempo que se toma Lutes en avanzar su obra, esta no me conmueve, le falta tocar una tecla más y es posible que surja en el siguiente tomo.

"Ciudad de piedras" culmina con un buen final que espero sea el preludio del aumento de la intensidad de una época poco tratada en diferentes ámbitos y de suma importancia para comprender unos hechos tan relevantes del siglo XX y de la humanidad en general.

31 de mayo de 2010

Akira: "El big bang" del manga.

Nunca mejor dicho, Akira es la obra más emblemática del manga japones y el punto de partida para  acercar este arte nipón al mundo occidental. Parida por Katshuiro Otomo, Akira reune en seis volúmenes una fascinante aventura épica en un futuro alterado por la explosión de una bomba atómica en 1986 en la capital japonesa. La historia arranca años más tardes sobre los cimientos de la nueva capital, Neo-Tokyo, una megalopolis tan brutal como inmensa. El punto de partida es cuando Tetsuo, miembro de una banda de moteros, sufre un accidente de moto en una autopista cerrada de la antigua ciudad por culpa de un extraño niño con la cara de un anciano. Kaneda es el líder de esta banda de inadaptados y protagonista central de la obra, acabará por ingresar de manera involuntaria en un grupo contrario al gobierno e indagando en el misterioso proyecto Akira junto a Kay y Ryu, miembros de un grupo disidente.

Mencionar el nombre de Akira es citar una de las obras más influyentes del fenecido siglo XX, Akira es mucho más que el culmen de Otomo, Akira es la puerta de entrada del manga a Occidente, el icono que desató finalmente la inclusión de esta cultura con la inestimable ayuda de la globalización. Akira no fue la primera obra pero sí la referencia y el inicio hacia una nueva forma de contar las cosas. Porque Akira es muy manga, tanto que uno no puede ocultar verse sorprendido por la fuerza visual que Otomo imprime a las ilustracciones o ese humor tan oriental, tan simple, tan Disney...

Los seis volumenes se leen con una velocidad de vertigo solo hay que dejarse enganchar por una compleja historia de pura ciencia ficción, con un amplio panorama de personajes y subtramas que se abren y se cierran a lo largo de los tomos. En mi caso particular, por fin me he quitado ese vacio anual de dejar para mejor ocasión la lectura y disfrute de este voluminoso libro. Ya puedo retirar la lectura de Akira de mi lista de asuntos pendientes. Tal vez podría haber realizado una entrada por cada volumen pero apenas he tenido tiempo ultimamente, cada vez que acababa un tomo necesitaba empezar con el siguiente de manera automática. Akira engancha.



7 de abril de 2010

La ruta de Las Caras


Llevaba un tiempo detrás de realizar esta ruta y la pasada Semana Santa me ha otorgado el respiro necesario para poder acercarme hasta el pueblo de Buendia para disfrutar de las esculturas que dos artistas han realizado junto al embalse. Lo malo ha sido la fecha escogida, y es que hemos sido muchos los domingueros que nos acercamos a pasear por ese pinarcillo a ver las figuras esculpidas en la roca caliza. No osbtante el día mejoró bastante por la compañía y la comida que llevabamos, ya que de las figuras y del corto paseo apenas se pudo disfrutar totalmente a causa de la marabunta humana que invadió este pequeño pueblo conquense.

La ruta de Las Caras se compone de diversas figuras alegóricas, repartidas a lo largo de un sendero perfectamente señalizado. Estas figuras representan diversas divinidades orientales, precolombinas y cristianas. Las formas de los rostros esculpidos son suaves, dejando de lado el movimiento, son retratos petreos, firmes y dulces, tanto que uno siente la tentación de acariciar la obra y comprobar la uniformidad de la roca. De las obras expuestas suele llamar con poderosa atención la calavera, representación de la muerte y situada estrategicamente frente a la salida del sol en un excelente mirador del embalse. Otras imponentes son los rostros del Buda Maytreya y Arjuna por el tamaño de más de tres metros.

El paseo se puede hacer perfectamente en menos de una hora, también está la posibilidad de realizarlo desde el mismo pueblo de Buendía, donde habría que sumar unos cuatro kilometros por pista forestal hasta el inicio de la ruta de Las Caras, aconsejable únicamente en fechas con poca afluencia de público, porque esa misma pista forestal la usan los vehículos para acercarse hasta el inicio de la ruta y a nadie le gusta tragar polvo. Espero volver en el futuro a descubrir si aumentan los rostros surgidos de la roca y mengua la avalancha turística.

Normalmente suelo hacer varias fotografías de los lugares que visito, pero en esta ocasión las fotos han sido escasas ante la imposibilidad de hacerlas de una forma más sosegada. De todos modos subo a mí enlace de flickr unas pocas fotos.


26 de marzo de 2010

Nocturna: Una novela seriada

Guillermo del Toro es una de las personas más singulares dentro del mundo cinematográfico y reconocida además por sumar una imaginación fantasiosa a sus obras. Con Nocturna, hace su estreno en la literatura al presentarnos la primera parte de una trilogía vampírica. Del Toro cuenta con la ayuda de Chuck Hogan para escribir juntos este excelente libro con chupadores de sangre en pleno siglo XXI. Tengo que destacar la persona de Hogan, ya que en muchos sitios parece que la novela es solo de Del Toro, aunque desconozco al autor norteamericano, es interesante comprobar que el orondo mexicano ha "necesitado" la colaboración de Hogan para dar rienda suelta a la tan cacareada imaginación del autor de "El Laberinto del fauno". Solo es un apunte para valorar el trabajo de Hogan, porque Del Toro ya se ha ganado el reconocimiento del público y no necesita mayor promoción o adulación.

Nocturna. Primer apunte hacia el contagio.

No hay mejor forma de empezar un libro de terror que acojonar al lector recordándole viejos temores. Como al niño que recuerda la historia del gigante Sardu que le contaba su abuela en el prologo. La ciudad de Nueva York tiene una dolorosa historia reciente y cuando un avión se sale de los parámetros normales, los temores y miedos internos aflorecen, como si el tiempo no hubiera pasado. Los autores de la novela hacen una genial entrada, un avión llega a Nueva York, un inmenso ataúd plateado trae consigo a un ser inmortal que ha traspasado fronteras y los viajeros del avión están todos muertos a excepción de cuatro supervivientes.

Del Toro y Hogan inician su trama con una exquisita descripción, cediendo la acción a los múltiples personajes que irremediablemente irán cruzándose. En este caso, la novela toma un punto de partida distribuido como por distintos capítulos, cada momento a lo suyo, iniciando subtramas y cerrándolas. Los personajes son los verdaderos protagonistas de la historia y ambos autores no tienen ningún problema en mostrarnos a estas personas con sus habituales problemas personales, incrementados a través del poderoso germen que se esta gestando y tomando el tiempo necesario con cada uno.

El protagonismo recae en Ephrain Goodweather y su equipo médico para combatir enfermedades bacteriológicas. Porque el vampirismo que se cuece, es presentado también como un virus, una enfermedad que se transmite a través de la sangre, parecido a los zombies de 28 días después. Ephraim contará con la ayuda de Abraham Setrakian, un anciano que conoce el mal que ha llegado a Nueva York al combatirlo a lo largo de su vida, la inclusión de personajes es extensa y es obligación de los lectores descubrirla, todos los personajes cuentan, en mayor o menor medida a fortalecer la historia principal y sumando sus propias historias personales al conjunto de la obra.

Nocturna se apoderó de mi tiempo y consiguió algo tan excitante como forzar la lectura hasta que la vista aguante, pocas novelas consiguen un efecto semejante. Del Toro y Hogan han logrado engatusarme, esperando la segunda y la tercera parte para completar la trilogía. A pesar de ciertas obviedades argumentales y (no puedo resistirlo) la frikada del comando antivampírico que se lleva al latino Gus, para convertirlo, esperen que me río, en una especie de guerrero... Nocturna me gustó y me convenció. Espero que Del Toro y Hogan estén afilando los colmillos y nos regalen otra obra tan entretenida como esta primera parte. Quiero sangre.         

-------------------------------------

Oscura
Eterna

The Strain T1
The Strain T2

17 de marzo de 2010

The Usual Suspects (Sospechosos habituales)

De vez en cuando uno tiene la extraña alegría de percatarse de la rapidez del tiempo y de sus pasos agigantados en nuestra vida como cuando disfruto de una revisión cinematográfica. En uno de estos grandes pasos de tiempo, en concreto hace quince años, Sospechosos habituales ganaba un par de Oscars, el guión original y Kevin Spacey el de actor de reparto. Vuelvo a disfrutar de esta gran película y me animo a llevarla a este submundo que me he creado para disfrute personal. Sospechosos habituales es una inteligente película dirigida por Brian Singer (X-Men entre otras) a partir del libreto de Christopher McQuarrie.


La cuadrilla - Polygram film productions B.V.

La idea es muy simple, un criminal es interrogado por un agente de la ley en una comisaria de Los Ángeles para esclarecer un tiroteo y la explosión de un barco. El criminal se convierte de este modo en el narrador de la historia, tanto para el agente como para los espectadores. En un principio parece ser una cinta de ladrones contra policías pero según se va avanzando, la trama se va complicando y diversos cabos sueltos empiezan a tomar forma. El criminal es Verbal Kint (Kevin Spacey) y su oponente interpretativo Chazz Palminteri dando vida al agente Kujan. La película se diluye en un principio en distintas lineas argumentales. El interrogatorio del lisiado Verbal Kint, que a su vez nos cuenta la historia desde un principio y el superviviente del barco a modo de subtrama.

Sospechosos habituales es una de las mejores películas de la década de los noventa, clasificada hace tiempo en una lista tan disparatada como indica el título de "cine de culto". Básicamente es buen cine, ese que te apetece ver de vez en cuando y queda grabado en tu memoria por alguna razón importante. En Sospechosos habituales destaca el trabajado guión, sus giros y tramas complementarias que van aumentando el interés del filme, virtudes que suman en un final tan sorprendente como inteligente.

Esta película se disfruta en su primer visionado tanto que volverla a ver ya no puede ser igual por conocer el desenlace, en parte no importa, las revisiones sirven para valorar mejor el cine que nos gusta y en Sospechosos habituales para apreciar el preciso funcionamiento de un guión que funciona como un reloj suizo, encajando piezas, mentiras y cuentos en un mágico final.

15 de febrero de 2010

The Road: Camino al infierno

Película desasosegante, dura, apocalíptica y genial, aunque la primera palabra que se me ocurrió fue chunga, tan claro que me sirve para describir las sensaciones que me dejaron el visionado de la adaptación cinematográfica de la novela de McCarthy.

The Road plantea un mundo postapocalítico donde la raza humana camina literalmente hacia su extinción. Un padre y su hijo intentan sobrevivir a través de las ruinas de lo que anteriormente era la sociedad moderna. Nada queda salvo los restos de la civilización humana. Y sobre esos restos los pocos supervivientes pelean por cualquier cosa que llevarse a la boca, ante el triste final que les plantea una naturaleza muerta, donde el gelido ambiente, la lluvia y el cielo plomizo nos muestran un mundo donde escasea la esperanza

(No sigas leyendo si no has visto la película)
La trama se desarrolla de forma lenta y con escasos cambios importantes. El ritmo pausado sirve para acompañar el viaje de los dos protagonistas formando parte de la narrativa y de esta historia donde el mejor metodo para sobrevivir es pasar desapercibido entre los escombros, rebuscando cualquier cosa para alimentarse.

Cabe destacar la interesante perdida de moral del ser humano. Los hombres somos capaces de llevar a cabo las tareas más hermosas junto a las más monstruosas y en este aspecto triunfa la película por encima de todo. Las escasas personas que deambulan por el filme representan lo mejor y lo peor de nuestra humanidad. La extrema situación de supervivencia lleva a las personas a buscar alimento a través de cualquier medio. El canibalismo es la opción fácil pero en la película se demuestra una frialdad que nada tiene que ver con el morbo ni con la carnicería gratuita, que se ve y se intuye, pero además se nos muestra de la manera más "humana" posible, una simple despensa compuesta por seres humanos.

El protagonismo de Mortensen y de su hijo copan prácticamente la duración de la misma, solamente acompañados por apariciones esporádicas y que sirven para reflejar la relación protectora de su hijo ante un mundo violento. El padre esta dispuesto a cualquier cosa por proteger la vida de su pequeño, mostrándose tan irracional como los salvajes que les acechan. Su hijo, en este sentido aporta la inocencia infantil y la esperanza humana de la bondad, aparte  de la necesidad básica de la socialización, donde todo ser humano tiene la necesidad de relacionarse con sus semejantes, incluso en un mundo tan brutal como el que nos presenta The Road. En este caso es el hijo el que tiene que recordar a su progenitor que ellos son los buenos, que siguen siendo humanos y no unos simples salvajes.

La carretera -  2929 Productions
Empieza bien el año en lo cinematográfico, la cercanía de los muñecos dorados traen consigo el estreno de la artillería pesada de los grandes estudios americanos. Una pena que The Road no haya tenido el beneplácito de los académicos norteamericanos. A pesar de que son puro negocio, el cine no deja de estar ligado al negocio. No importa, estoy seguro que The Road envejecerá mucho mejor que la mayoria de los filmes con los que convive actualmente. Mortensen por su parte, sigue apostando por interpretar buenas historias y buenos personajes. Una historia de violencia y Promesas del este quedan recomendadas junto a The Road.

Tráiler

6 de febrero de 2010

20000 leguas de viaje submarino

Fin de mi particular trilogía y de mis lecturas vernianas. Volver a leer los grandes clásicos de este autor ha sido una extraña mezcla de entusiasmo juvenil junto a la saturación del encargo propuesto. Lamentablemente "20000 leguas de viaje submarino" se ha llevado la peor parte a pesar de ser una de las novelas con mayor reconocimiento mundial del escritor francés.

20000 leguas de viaje submarino: Hundido.

A pesar de que con el paso del tiempo mi mente solo se concentra en los mejores momentos de la novela, no puedo dejar de recordar con sopor las interminables descripciones de los diferentes animales acuáticos que van apareciendo a través del panel del submarino Nautilus. Esta novela es seguramente una de las más conocidas del autor y el misterioso capitán Nemo uno de sus mejores personajes.

La trama de esta novela comienza de manera memorable. Un extraño y gigantesco narval esta causando el terror en diferentes países del mundo por los accidentes que provoca en los transportes y medios marítimos. El eminente oceanografo Aronnax junto a su acompañante Conseil, son invitados a participar dentro de un buque de guerra norteamericano que se ha propuesto dar caza al monstruo. En esta empresa también participará un famoso arponero canadiense Ned Land. Cuando el buque de guerra se enfrenta al monstruo, los tres personajes, citados anteriormente, caerán accidentalmente al mar, siendo recogidos por un ente metálico y submarino, comandado por el extraño capitán Nemo.

Julio Verne se vuelve a superar en un arranque espectacular, convirtiendo un hecho insólito en un grandioso paso de la modernización y del talento humano. El Nautilus es el primer soporte mecanizado que puede desplazarse por debajo del mar. Y al mando de tan extraordinario aparato se encuentra un personaje singular, un hombre lleno de odio hacia el mundo que todos conocemos y que en su utopía de romper los lazos con el resto de la humanidad se sumerge en las profundidades de los océanos en búsqueda de algo tan básico para el ser humano, la libertad.

El profesor Aronnax, Conseil y Ned Land, serán mantenidos con vida con la única condición de compartir el destino de Nemo y de sus hombres, permanecer dentro del Nautilus hasta el final de sus existencias. Sentando la base para un posterior conflicto.

El trayecto del Nautilus discurre prprácticamenteor todo el globo terraqueo. Pero lo peor de la novela y que ya se daba en "Los hijos del capitán Grant", es la excesiva descripción científica y en este caso, naturalista del medio en que se desarrolla la trama. Aronnax nos describe un mundo submarino con sus múltiples variedades en peces, moluscos y de cualquier bicho que ose ponerse ante sus ojos, o mejor dicho ante la enciclopedia que Verne debía tener al lado mientra escribía. Verne también usa para este fin, al fiel siervo del profesor, Conseil, dotándolo de una enorme capacidad de clasificación y perdiendo así este personaje la escasa empatía con el lector. En este caso, echamos de menos al personaje carismático, el típico simpático que ameniza algunas páginas. En "La isla misteriosa", estaba el marinero Pencroff y su incansable espíritu. En "Los hijos del capitán Grant", las disputas entre Paganel y McNabbs, mientras que en esta novela que nos ocupa, esta figura se pierde, mejor dicho, se intenta compartir con la manía clasificadora de Conseil o la espontaneidad del arponero Ned Land. Pero no se consigue alcanzar los niveles citados anteriormente. Verne salva el personaje de Land aumentando su espíritu belicoso y dispuesto a escapar del Nautilus a cualquier precio. Conseil sin embargo, cae en desgracia, nada aporta, salvo la de apoyar a Aronnax, o a Land según sea el caso. Aparte de clasificar más peces y describirlos en varias páginas que podríamos obviar fácilmente.

Después de cierto tiempo, mi lectura sobre "20000 leguas de viaje submarino" llega a su fin. Parece que no ha sido gran cosa hasta que el propio autor nos recuerda todos los acontecimientos que se han ido dando, la lucha con los calamares gigantes, la conquista de la Antártida, el túnel arabigo, la Atlántida, los paseos subacuáticos, las hulleras... y otros grandes momentos que merecen ser leídos al menos una vez en la vida.

Mi conclusión final es positiva, aunque ya he mencionado los problemas de esta novela, esa excesiva morralla se dá en mayor contenido que las dos anteriores novelas citadas en este blog, o tal vez sea que yo me he dado cuenta en mayor cantidad. Lo que sí me gustaría destacar es el paso adulto, por llamarlo de algún modo, que Verne alcanza en esta aventura. Los personajes son más oscuros y siniestros, el canadiense Land va encerrándose en sí mismo según va pasando su encierro, planeando su huida y empujando a Aronnax a acompañarlo. Nemo es bastante singular, un personaje extraño y brillante, la resolución de sus ideas iniciales ya las conocía y prefiero a este Nemo misterioso que al nostálgico y protector de "La isla misteriosa". Sin duda uno de los grandes aciertos de Verne, crear a un personaje capaz de romper con lo establecido y explorar los confines del mayor elemento que hay en nuestro planeta.



27 de enero de 2010

Los hijos del capitán Grant

He tenido una dura semana de trabajo que me ha impedido actualizar la entrada dedicada a Verne. Después del agradable sentimiento que me dejo la lectura de "La isla misteriosa", no había otra opción que seguir con Verne y nada mejor que con el principio de esta singular trilogía.

Los hijos del capitán Grant: Camino de la aventura

Retomo la lectura con cierta avidez, mis recuerdos infantiles me llevan a la confusión de creer que "Los hijos del capitán Grant" era una novela noña e infantil. Después de devorar las primeras páginas me percato de mi mala memoria. La acción nace cuando Lord Glenervan al bordo de su barco, el Duncan, se hace con un extraño mensaje dentro de una botella que se encontraba en el interior de una especie de escualo. El mensaje que se haya en su interior esta escrito en varios idiomas con numerosas perdidas en frases y palabras, la unión de los textos en diferentes idiomas marca el destino del capitán Grant, componiendo el problema de su ubicación exacta y dando así, pie a la aventura. Los hijos de Grant acuden al Lord y este, loable y noble, decide partir en búsqueda del capitán según las diferentes interpretaciones que van dando al mensaje cifrado.

Así nace la aventura que se desarrollará en América del Sur, Australia y los mares del Pacífico. En este caso me gustaría destacar el desarrollo de los personajes que Verne dota a esta novela al sumar un buen número en esta aventura. Lord Glenervan, lady Elena, el sobrio McNabbs, el delirante Santiago Paganel, el capitán del Duncan, John Mangles, los rudos marineros, el propio cocinero Oblinnet, la figura de Ayrton (Ben Joyce) y por supuesto los hijos, Mary y Roberto Grant. A todos estos personajes, Verne los emplea de manera brillante, es difícil mantener una linea ascendente sobre los personajes secundarios, y más aun cuando los personajes son tan numerosos.

Lo más fácil es hacer brillar a los personajes principales pero Verne consigue hacernos interesantes a todos y cada uno de los personajes que aparecen a lo largo de la novela, incluyendo unas sugerentes subtramas que dan vigor al conjunto, como el acercamiento romántico entre Mangles y Mary Grant, alcanzando su cúspide cuando Mary le pide a Mangles que si tiene que morir, que sea la mano de quien la ama, antes que caer sobre los indígenas caníbales que les tienen retenidos. Otro ejemplo es el marinero Mulrady, herido de muerte por la banda de Ben Joyce en Australia, el buen marinero acompaña a su señor por todas las situaciones posibles, su grave herida ayuda a crear el desasosiego al resto de aventureros en su afán de llegar a la costa, el lance de Mulrady ayuda al conjunto de la obra a pesar de ser una figura menor.

Sin embargo, los personajes de Paganel y McNabbs son la guinda del autor, el despistado y charlatán geografo francés frente a la tranquilidad y sobriedad del escocés. Julio Verne consigue los mejores párrafos y diálogos cuando estos dos personajes se encuentran de por medio, literalidad pura, algo tan sano que se disfruta leyendo y consigue arrancarnos la sonrisa en muchas ocasiones.

Lo mejor de "Los hijos del capitán Grant" es su indudable sencillez de introducirnos en la aventura, dentro de la acción y encadenando situaciones memorables, en especial cuando la búsqueda se desarrolla en América del Sur, Verne nos guía de manera excepcional a través de los Andes, el condor, el indio Thalcave, los lobos rojos, la inundación de la Pampa,... una cosa detrás de otra, pim pam pum, acción y aventura.

Sin embargo, también noto los peores momentos de Verne, su manía educativa o excesiva sabiduría. Ya me ocurrió con "La isla misteriosa", cuando aprovechaba a Cyrus Smith para explicar obstinadamente la creación de todo tipo de artilugios aprovechando la naturaleza para la supervivencia de los náufragos (el ascensor, el telégrafo...), con "20 mil leguas de viaje submarino" será peor y los desgranaré en la próxima entrada.

En esta novela, Verne se dedica a explicar en más de un capítulo completo, a los exploradores reales de las aantípodas con fechas y nombres que retrasan lo verdaderamente importante, la acción de nuestro aventureros. Esta merma considerable no resta valor al conjunto de la obra, aunque la entorpece de manera directa en la linealidad de la acción. Estos capítulos se podrían suprimir sin ninguna duda ya que nada aportan a lo que realmente nos importa.

La linea argumental lleva a los personajes a buscar erróneamente al capitán Grant en América del Sur, una reinterpretación posterior les llevará hasta Australia, donde surgirá el misterioso Ayrton, contramaestre de la Britannia, el buque de Grant. Pero Ayrton se ha transformado en un peligroso criminal, Ben Joyce y urde una trama a nuestros protagonistas para hacerse con el buque del Lord. El resultado será la llegada de los aventureros a las peligrosas costas de Nueva Zelanda, donde los indígenas se encuentran en medio de una guerra contra los invasores ingleses. Ayrton es desembarcado y abandonado en la isla de Tabor, donde doce años más adelante será rescatado por los personajes de "La isla misteriosa" y donde el criminal se redimirá. Grant es rescatado finalmente.

Verne completa una excelente novela de aventuras, lo malo es que empiezo a verle la flojera al autor o a mi propia opinión, la excesiva descripción del entorno o la historia de elementos ajenos al argumento de la novela, No ayudan ni enriquecen, en mi opinión solo lastran, una pena aunque no le resta merito a esta novela. "20000 leguas de viaje submarino" sin embargo se llevará la peor parte.

18 de enero de 2010

La isla misteriosa

A la espera de poder dividir el blog en diferentes categorías, no se hacerlo aunque creo que Blogger no lo permite, inicio una nueva sección dedicada a la literatura. Como soy un afortunado con trabajo, en estos tiempos tan ásperos, y mi residencia queda bastante lejos de mi puesto de trabajo tengo la suerte de matar el tiempo en el transporte público con algún que otro libro. Mis gustos personales difieren algo de lo establecido como comercial o literatura actual e ignoro los grandes éxitos o "best sellers", nada de Dan Brown, trilogías suecas o nacionales como Ruiz Zafón. Nada, tiempo tendré más adelante.

Hace ya algunos meses me leí "El Chancellor" de Julio Verne. Este libro fue un regalo que recibí hace bastante tiempo y con el paso del tiempo pude finalmente dedicarle mi tiempo. La sorpresa que me produjo fue tan positiva que mi interés por recuperar las viejas obras de este gran autor francés se acentúo de tal manera que me deje llevar por mi instinto y escogí de toda su obra "La isla misteriosa" por azar. Error que pude comprobar en la ultima parte de esta novela.

--Si por casualidad alguien lee esta entrada y no se ha leído "Los hijos del capitán Grant", "20000 leguas de viaje submarino" y "La isla misteriosa", le aconsejo que deje de leer porque voy a destripar estas tres novelas que en su conjunto forman algo tan de moda en nuestros días. Una trilogía.

La isla misteriosa: Primera parada en el final del trayecto.

Empiezo por el tejado, y es que "La isla misteriosa" tiene los suficientes argumentos propios para ser considerada como una novela cerrada en si misma. La acción arranca a partir de la guerra civil americana y como un grupo de personas consiguen huir de su encarcelamiento aprovechándose de un globo aerostático en medio de un huracán. Los huidos llegaran a una isla del océano Pacífico donde convivirán con diversos elementos extraños. Los nuevos Robinsones son el ingeniero Cirus Smith, el periodista Gedeon Spillet, el marinero Pencroff, el joven Harbert, el siervo Nab y el perro Top.

Destacar que "La isla misteriosa" sirve para narrar una excelente novela de supervivencia en un paraje desconocido, con personas entregadas al trabajo y al sueño decimonónico de la colonización de nuevas tierras. Mi error fue que esta novela también sirve como nexo y desenlace para dos personajes principales en "Los hijos del capitán Grant" por un lado y "20000 leguas de viaje submarino" por otro. Según fui avanzando en mi lectura comprobé que Verne cerraba la historia de personajes tan importantes como Ayrton y Nemo.

No obstante, la lectura se fue haciendo cada vez más interesante, además de encontrar ciertos paralelismos con cierta serie televisiva, la conocida Lost. Del principio de la novela cabe destacar que Verne nos situa en primer lugar en el lugar donde va a desarrollarse toda la acción para explicar en el siguiente capitulo, y volver al pasado en la linea argumental, tipo flashback, la huida de los protagonistas de su encierro en una ciudad controlada por los sudistas. A su llegada y estancia en la isla los personajes se afanan en obtener los recursos necesarios para su subsistencia junto a ciertos sucesos extraños. (Destaco este capítulo porque la escritura de Verne es lineal y este salto en el tiempo me llamo la atención, aunque se diese solo en este caso.)

Para esta tarea nada mejor que el ingeniero Cyrus Smith, el cual se convierte en el líder del grupo al sacar provecho de todos los elementos que la naturaleza les otorga. Este apartado es especialmente sangrante en la escritura de Julio Verne, el escritor francés sin duda era algo más que una persona inteligente, era un sabio que se preocupó en demasía darle las mejores explicaciones científicas a sus obras, no solo con el ingeniero, sino con las habilidades naturalistas del joven Harbert o las marineras de Pencroff. Algo muy común en esta obra y en las dos siguientes.

La trama avanza solemnemente hasta la irrupción de Ayrton, cada final de capitulo es un nuevo aliciente para seguir leyendo, el rescate de Cyrus, el mensaje en la botella, el misterioso Ayrton, la bala en un animal, el fuego a modo de faro en la tormenta... y muchos más misterios que se van acoplando e incrementando el interés por la lectura.

La irrupción del ser misterioso sirve de homenaje a un personaje que forma parte de la historia de la literatura, el capitán Nemo. Antes de leer "20000 leguas de viaje submarino" tengo el dudoso honor de descubrir los motivos que llevaron a ese intrépido capitán a crear y surcar los mares con su maquina excepcional. El Nautilus.

Craso error el mio, el azar y la impaciencia me llevaron directamente al tejado. "La isla misteriosa " era el final del trayecto y yo me había subido en marcha. Con el paso del tiempo me doy cuenta de que no importa, desde el tejado siempre se han tenido mejores vistas, en este caso situar en mi horizonte el siguiente paso a dar. "Los hijos del Capitán Grant".